Llevar un correcto control de gastos puede ayudar a una empresa a decantar la balanza de manera que se pueda conseguir un mayor beneficio. Es por ello que, los negocios, deber llevar un control de todo aquello que supone un gastos en la empresa y entre ellos, se debe tener en cuenta el coste energético.

 

Control de gastos energéticos, ¿cómo llevarlo a cabo?  

Aire acondicionado, calefacción, ordenadores… si te paras a pensar, seguro que la gran mayoría de aparatos de tu negocio funcionan con energía, por lo que llevar un buen control sobre ellos puede hacer que, a fin de año, el control de gastos general sea mejor y puedas tener un ahorro de gastos significativo.

Para ello, lo primero que debes tener en cuenta es conocer a ciencia cierta el funcionamiento de tu empresa. Esto, que parece un poco obvio, no lo es tanto ya que en ocasiones la rutina no nos deja analizar a fondo el funcionamiento de una empresa para llevar a cabo un control de gastos más exhaustivo.

  • Superficie del negocio

Es de vital importancia conocer la superficie exacta del negocio y su distribución para el ahorro energético. ¿Utilizas todas las salas? ¿Cómo de grandes son cada una? estas dos preguntas te ayudarán a planificar la energía que precisas en cada estancia de tu negocio.

  • Horario de tu empresa

Vigilar el horario también es una buena medida de ahorro. ¿Cómo? por ejemplo, aprovechando las horas de luz del día para trabajar, ya que ello implicaría un menor uso de la luz eléctrica.

  • Antigüedad del edificio

¿Tu edificio es nuevo o antiguo? como bien supondrás, los edificios antiguos tienden a tener más carencias en lo que ahorro energético se refiere. Es importante que evalúes esto ya que, igual, una remodelación del mismo cambiando, por ejemplo, ventanas, te puede ayudar a ser más eficiente.

 

Consejos para mejorar el control de gastos 

Además de todo lo citado anteriormente, puedes ir implementando ya mismo una serie de consejos de eficiencia energética que te ayudarán con tu plan de control de gastos.

  • Mejoras en la iluminación

Este punto lo hemos tratado anteriormente pero, ahora, queremos ir un paso más allá ¿Te has planteado cambiar toda la iluminación de tu empresa por iluminación LED? Consume mucho menos y, aunque al principio el cambie pueda resultar una inversión fuerte, a la larga el ahorro es mucho mayor.

  • Potencia contratada

Por otra parte ¿qué potencia energética tienes contratada? Es posible que estés pagando más energía de la que consumes realmente, lo ideal es ver los KW que estás pagando y ajustarlos a lo que realmente consumes. Fácil y muy efectivo.

  • Llevar una comparativa del consumo energético.

Si llevas ya varios años en tu empresa y en el mismo local, podrás realizar una sencilla comparativa de consumo entre un periodo y otro y, así analizar los motivos del aumento del consumo energético. Ojo, hablamos de consumo, no de precio pagado. Esto no es posible compararlo, ya que el precio de la energía varía de manera constante.

  • Ver el uso de electrodomésticos.

Cafeteras, microondas, neveras… seguro que tienes algún electrodoméstico en tu oficina y la pregunta es, ¿ajustas su uso? Por ejemplo, ¿la cafetera está encendida todo el día y sólo se utiliza a la hora de desayunar y almorzar? Evalúa el uso de cada electrodoméstico para poner medidas y que no estén encendidos en horas que nadie lo utiliza. Así también notarás un buen ahorro en el control de gastos de tu empresa.

 

Iluminación eficiente