Elena González, Directora de EnergyLab. Fue creado como observatorio de las energías más novedosas y planteado como centro de ayuda para mejorar en eficiencia energética. Elena González habla sobre este observatorio.

Hace aproximadamente tres años en Galicia se creó la Fundación para la Sociedad del Conocimiento. Presidida por Emilio Pérez Touriño, Presidente de la Xunta gallega y con la participación de grandes empresas de la zona, entre ellas UNIÓN FENOSA, la fundación planteó hace un año crear tres líneas de trabajo, una de ellas referida a la innovación y liderada por Honorato López Isla, Vicepresidente y Consejero Delegado de UNIÓN FENOSA.

Fue López Isla el que planteó la posibilidad de crear un centro tecnológico de eficiencia y sostenibilidad energética. Desde el primer momento la idea fue acogida como una iniciativa necesaria y muy útil en este momento en el que ahorrar energía supone una máxima para cualquier sociedad.

UNIÓN FENOSA, Inditex, Indra, Finsa, Philips GOC, Schneider, la Consellería de Innovación e Industria de la Xunta de Galicia y las tres universidades gallegas participan en este proyecto, que preside el rector de la Universidad de Vigo, Alberto Gago y que nace con la vocación de convertirse en un centro capaz de orientar, coordinar y liderar proyectos que ayuden a la sociedad a ser más eficiente y sostenible.

Elena González, es la directora general de EnergyLab o Centro Tecnológico de Eficiencia y Sostenibilidad Energética, y nos habla sobre el plan de trabajo y los objetivos que este proyecto pretende alcanzar.

“Desde EnergyLab vamos a identificar, desarrollar, demostrar y difundir tecnologías, procesos, productos y comportamientos que fomenten la mejora en la eficiencia y la sostenibilidad energética a través de su utilización en los diferentes sectores”, explica Elena.

Observatorio tecnológico y centro de conocimiento es la definición que Elena González da a EnergyLab, “vamos a buscar en cada uno de los sectores, tanto en procesos verticales como horizontales, que tecnologías se están desarrollando en el mundo. – comenta González – de esta manera, nuestro centro será un referente para conocer por ejemplo cómo aplicar una tecnología horizontal particularmente en cada sector, logrando la máxima eficiencia energética con su uso”.

Recopilar información sobre las tecnologías que existen y analizar dónde se pueden utilizar con mayor eficiencia y a partir de este punto difundir este conocimiento. “Una vez hecho esto, otro de nuestros objetivos primordiales es dar a conocer el uso de esta tecnología y conseguir que las empresas las implanten, generando así nuevos hábitos de conducta”.

“El centro estará basado en dos pilares fundamentales, la vigilancia competitiva, que identifica tendencias y novedades, y otro de I+D Aplicada, es decir, de todo aquello que nosotros detectemos como potencial de eficiencia energética, hacer demostración de ello”.

En resumen, EnergyLab dará servicios “de difusión, que consiste en la sensibilización y promoción, de formación, para la creación de capacidades, de demostración, para introducir las nuevas tecnologías en el mercado, estudios, que en algún caso se pueden pedir desde fuera y por último, nos encargaremos de promover certificaciones y empresas que implanten las tecnologías analizadas por el centro”, enumera Elena.

EnergyLab nace con una meta clara “impulsar el uso de tecnologías eficientes, con un menor impacto ambiental, a unos precios competitivos y con un nivel de calidad y confort equivalente o superior para el consumidor”. Una buena causa, que seguro, dará buenos resultados.