¿Te has preguntado alguna vez qué tipos de calderas existen? Lo cierto es que hay muchas tipologías diferentes, teniendo en cuenta aspectos como la tecnología de combustión, por eso no es tan fácil hacer esta clasificación, aunque trataremos de hablar de las más utilizadas en la actualidad:

 

Tipos de calderas que podemos encontrarnos

tipos de calderas

    • Calderas estándar: Son equipos que están diseñados para que no se produzcan condensaciones durante los procesos de trabajo. Así, es necesario que trabajen con temperaturas altas de retorno. Dentro de esta tipología, existen subtipos que se pueden dividir en:

      • Calderas estándar de eficiencia normal: La temperatura de los humos es inferior a 240º.

      • Calderas estándar de alta eficiencia: La temperatura de los humos ronda los 140º. Las nuevas directivas de la Unión Europea relativas al ecodiseño hacen que sea un poco más complicada la instalación de este tipo de equipos en las instalaciones residenciales, ya que este tipo de viviendas no alcanzan los rendimientos que se requieren.

      • Calderas de baja temperatura: Están diseñadas para que funcionen con temperaturas de agua de retorno bajas pero sin llegar a producir condensaciones. Se aplican en instalaciones que puedan trabajar un número elevado de horas a temperaturas bajas, de esta forma se aumenta el rendimiento de generación estacional.

      • Calderas de condensación: Construidas para soportar las condensaciones sin peligro de deterioro de los equipos. Hay que recordar que los productos condensados tienen un claro componente ácido que puede deteriorar algunos elementos del sistema. Se aprovecha el proceso de condensación del vapor de agua contenido en los gases de escape para aprovechar el calor latente de vaporización del agua y aumentar así el rendimiento global del equipo. Estas, junto a las de baja temperatura, obtienen su máximo rendimiento trabajando a grados inferiores con respecto a las estándar, por lo que son más eficientes si se combinan con la tecnología de suelo radiante o radiadores de baja temperatura.

      • Calderas para generar agua caliente: Se usan en los sistemas centralizados en los que la caldera se destina en exclusiva a obtener agua caliente. Pueden tener un depósito de acumulación con intercambiadores de tipo serpentín que permiten regular de manera adecuada la generación de agua caliente.

      • Sistemas mixtos: Son los que sirven tanto para obtener agua para calefacción como para agua caliente sanitaria.

 

Regulación de los tipos de caldera

Sus características y parámetros se regulan, para el ámbito de instalaciones en edificios por el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios. Estos son algunos de sus parámetros más característicos:

      • Requisitos mínimos de rendimiento energético de los generadores de calor: Se especifican como deben ser los rendimiento de los distintos grupos térmicos en función de su  potencia, el combustible que utilizan y la fecha de instalación.

      • Fraccionamiento de potencia: Se establecen las condiciones en las que deben instalarse más de una caldera (P>400kW) o cuando se aceptan variantes del reglamento.

      • Regulación de quemadores: Aquellos que es necesario utilizar en función de la potencia del equipo en concreto.

        • Si P⩽70kW. El quemador será de una marcha o modulante.

        • Si 70<P⩽400 kW. El quemador tendrá al menos dos marchas o modulante.

        • Si P>400 kW. Deberá constar de al menos tres marchas o ser modulante.

 

¿Qué te ha parecido este resumen de los tipos de calderas más importantes? ¿Cuál crees que se adapta más a tu proyecto?

 

Guía de Calderas