Ofrecer un servicio agradable a los clientes y combinarlo con el respeto por el medio ambiente se ha convertido en uno de los retos en el sector hotelero.

¿Por qué buscar la eficiencia energética en nuestro hogar y no pedirla también cuando salimos de casa y pasamos la noche en un hotel? La sostenibilidad y el respeto por el medio ambiente se extiende a todos los sectores económicos de la sociedad y los hoteles cada vez apuestan más por cumplir con criterios eficientes.

Según la Sociedad Internacional de Ecoturismo (TIES) el turismo ecológico se puede definir como “un viaje responsable a áreas naturales que conservan el medio ambiente y mejoran el bienestar de la población”. Una definición que si bien puede encajar mejor en el ámbito rural, también es aplicable al urbano donde las necesidades de cuidar el medio ambiente son igual de importantes.

Tras las Segunda Conferencia Internacional sobre Cambio Climático y Turismoen la se firmó la Declaración de Davos, se planteó la necesidad de que “el sector turístico debe responder con rapidez al cambio climático en el marco que están creando las Naciones Unidas para que pueda crecer de forma sostenible”.

Utilizar placas solares como fuente de energía, un buen aislamiento, plantear una orientación que proporcione más calor en invierno y frío en verano, instalar detectores de presencia para iluminar las distintas estancias u ofrecer un menú con alimentos agro-ecológicos no sólo ayuda a reducir el gastos económicos y bajar en gran medida el impacto medioambiental, sino que además supone un valor añadido al hotel de cara a los clientes más concienciados.

Es por ello que cada vez son más las organizaciones dedicadas a certificar el respeto por el medio ambiente y las sostenibilidad en este sector.

El Instituto de Turismo Responsable, por ejemplo, aboga por un “desarrollo turístico responsable y sostenible en términos económicos, socioculturales y ambiental, tanto a nivel global como en lo que respecta a su efecto sobre las comunidades y territorios receptores”. Y por ello ha creado el Certificado Biosphere, un sello que “considera requisitos de calidad y medio ambiente, incluye a su vez requerimiento de sostenibilidad, como son la responsabilidad social, la conversación de los bienes culturales, la satisfacción de las expectativas de los turistas sobre el destino, el aumento de la calidad de vida, etc.”.

 

España: Plan Turismo 2020

El Ministerio de Industria, Comercio y Turismo apuesta por la sostenibilidad en uno de los sectores clave para la economía española.

Cada vez son más las personas que a la hora de elegir un lugar donde pasar sus vacaciones buscan hoteles responsables y preocupados por el medio ambiente. Y asimismo cada vez son más las organizaciones y gobiernos en nuestro país que promueven este tipo de iniciativas dentro del Plan Turismo 2020.

La Consejería Turismo, Comercio y Deporte de Andalucía por ejemplo, dentro del Plan Qualifica plantea una “estrategia basada en la rehabilitación cualitativa del patrimonio y del espacio turístico, bajo las premisas de sostenibilidad ambiental y rentabilidad económica”. Un proyecto que en el plazo de cuatro años pretende hacer de la Costa del Sol un destino más atractivo y respetuoso con el medio ambiente.

Qualitur, el Departamento de calidad y medio ambiente de la Agencia Valenciana de Turismo, también respalda las iniciativas que fomenten el respeto medioambiental y la eficiencia energética, a través de ayudas de gestión que pueden llegar a cubrir hasta el 50% de los gastos.

Igualmente, el gobierno de las Islas Canarias mantiene abierto hasta este mes de junio el plazo para solicitar las subvenciones destinadas a la implantación y renovación de sistemas de calidad y gestión medioambiental en establecimientos turísticos.

También en las Islas Canarias el Instituto tecnológico hotelero fomenta la eficiencia entre el sector, a través de una herramienta informática de gestión energética online con las que los hoteles podrán “comparar su eficiencia con otros hoteles de similares características o conocer a qué nivel se encuentran con respecto a los más y menos eficientes”. A la vez que a través de guías ayudarán a mejorar en esta materia.

Iniciativas todas ellas destinadas a hacer de las vacaciones no sólo una diversión, sino un acto más cuidadoso con el medio ambiente y eficiencia energética.

 

Hotel Gran Rey, un 10 en sostenibilidad

Ubicado en un paisaje privilegiado, este hotel ofrece a sus clientes un servicio cuidado al detalle sin dejar por ello de respetar el medio ambiente.

En La Gomera  (Islas Canarias), a apenas cuarenta metros de la playa de la bahía del antiguo puerto de pescadores de Valle Gran Rey, se encuentra el Hotel Gran Rey, un lugar donde bienestar y respeto por la naturaleza se unen. Fundado en diciembre de 1996 cuenta con el Certificado Biosphere, emitido por el Instituto de Turismo Responsable, que acredita los principios eficientes y sostenibles sobre los que se basa el funcionamiento del hotel.

“Desde su construcción el Hotel Gran Rey ha querido ubicarse en el entorno y no desentonar en el paisaje. Fue nuestro Director, Ramón Arteaga Álvarez, el que decidió que por este motivo y para que sirviera como elemento diferenciador, obtener el Certificado Biospher supondría un paso adelante”, explica Elena Barrera, Subdirectora y Responsable de Medioambiente.

“Nos pusimos en contacto con el Instituto de Turismo Reponsable y solicitamos el Certificado Biosphere, en función del estándar con los requisitos necesarios y de las necesidades de cambio que teníamos, pedimos ayuda a una empresa asesora en estos temas y nos pusimos en marcha”.

En la Declaración de Sostenibilidad del hotel, Arteaga Álvarez plantea un objetivo claro, “dar respuesta a las expectativas de ocio de los huéspedes, cumpliendo así mismo con el compromiso de mantener y enriquecer su entorno, siendo al mismo tiempo eficiente en el consumo de recursos y mejorando en enorme medida la experiencia del viaje en sí mismo”.

Bajo esta premisa el hotel saca partido a todas las medidas de eficiencia energética posibles, aprovecha el calor residual del aire acondicionado para el calentamiento del agua, utiliza paneles solares para suministrar energía al edificio y ha cambiado lasbombillas tradicionales por las de bajo consumo.

Además, imparten cursos de sensibilización y buenas prácticas a sus empleados, “nos preocupamos por que tengan una actitud muy sensible con respecto al gasto de agua y energía”, añade Elena.

Igualmente se preocupa por ahorro de agua y ha instalado grifos celulares en los baños comunes y próximamente, a petición de los clientes, se instalarán en las habitaciones reductores de caudal en los baños de las habitaciones.

“Tenemos una encuesta medioambiental que planteamos a nuestros clientes para que nos cuenten si han participado en algún modo en el proyecto eficiente del hotel y nos propongan medidas que podamos tomar para mejorar”, explica Elena.

Clientes que cumplen con un perfil muy bien definido como comenta Barrera, “a nuestros clientes les gusta la naturaleza y vienen a disfrutar de ella, no buscan sol y playa y consumir dentro de un establecimiento, vienen a hacer senderismo, submarinismo. Además, en casi un 70% son de nacionalidad alemana, lo que ayuda mucho, pues vienen de un país muy concienciado con el ahorro de energía y el cuidado del medio ambiente”.

Además, el Hotel Gran Rey no sólo se preocupa por la eficiencia energética, sus principios abarcan la sostenibilidad en su sentido más amplio y por ello aboga por la no discriminación de sexo y raza entre su personal, fomenta el trabajo entre los lugareños, participa en las fiestas locales y colabora con ong’s como Médicos sin fronteras.