¿Te has preguntado alguna vez cuáles son las ventajas de la pintura aislante térmica tanto para un hogar como para un negocio? En el post de hoy queremos contarte en qué se diferencia de otras y cuáles son sus usos en la actualidad, ya que pueden suponer un importante ahorro.

 

¿Cómo nace la pintura aislante térmica?

También se la conoce como pintura cerámica, y fue desarrollada en un primer momento por y para el sector aeroespacial. Hoy, se le da un uso más cotidiano, y se utiliza tanto en sistemas de rehabilitación como en elementos decorativos, dadas sus amplias características. De hecho, se ha convertido en una opción realista a la hora de elegir el tratamiento superficial en la rehabilitación de fachadas y cerramientos.

Su principal característica es que es una  pintura especial, flexible, que está fabricada con nanopartículas y con una emulsión acrílica que funciona como soporte a la que se le añaden grandes cantidades de  microesferas huecas de cerámica que crean cámaras de aire que consiguen el aislamiento térmico necesario. Y no solo eso, sino que también tiene propiedades antibacterianas, antipolvo e inodoras.

 

¿Cómo funciona la pintura aislante térmica?

Para que te hagas una idea de la capacidad aislante de este tipo de materiales, se puede decir que un milímetro de espesor de pintura aislante térmica equivale a 6 cm de aislante de lana de roca, así que se ahorra mucho espacio y peso. De hecho, puede utilizarse tanto en exteriores como en el interior de las viviendas.

 

El uso de la pintura aislante térmica en exteriores

Con su aplicación en exteriores se consiguen los siguientes efectos:

  • Bloqueo de la radiación solar por reflexión y refracción. Esto permite conseguir interiores agradables en invierno y frescos en el verano.

  • Proporciona una capa de protección frente a las agresiones del exterior, protegiendo los componentes de los cerramientos y envolventes.

  • Resiste los efectos del  moho, consiguiendo hogares y estancias más sanas.

  • Puede aplicarse sobre hormigón, yeso y otros sistemas.

 

Uso de la pintura aislante térmica en interiores

  • Comportamiento anticondensación, que evita que aparezcan humedades y posibles mohos interiores.

  • Reduce el escape de calor y mejora la eficiencia energética de la vivienda y su clasificación.

  • Normalmente no se queman ni se inflaman mejorando el comportamiento frente al fuego.

  • Tiene un buen comportamiento acústico, contribuyendo a la mejora del confort.

  • Es lavable y permite la aplicación de otros tratamientos superficiales.

Como tiene una gran cantidad de ventajas, además de aplicarse en zonas residenciales también se usa en instalaciones industriales como silos de almacenamiento, para evitar que entre humedad, contenedores o incluso tuberías de fluidos. De hecho, se ha convertido en un gran aliado para las empresas, sobre todo aquellas que trabajan con material que necesita almacenarse en unas condiciones concretas.

¿Qué te han parecido las características de la pintura aislante térmica? Recuerda que se puede aplicar tanto en interiores como en exteriores, y que sus características la convierten en una buena aliada con la eficiencia energética. ¿Te has planteado usar alguna vez pintura aislante térmica en tu negocio?

 

Manual de eficiencia energética en Rehabilitación de edificios