Ya te hemos hablado en otras ocasiones de los sistemas de rehabilitación de fachadas, pero hoy queremos desglosar una alternativa utilizada sobre todo para exteriores conocido que se conocen como sistemas SATE o de aislamiento térmico por el exterior.

 

¿Qué son los sistemas SATE?

Consisten fundamentalmente en superponer diferentes elementos sobre el cerramiento perimetral para conseguir un buen aislamiento térmico e impermeabilización frente al agua. Además, también se usan para mejorar la estética de la fachada a rehabilitar.

 

¿Qué materiales componen los sistemas SATE?

sistemas sate

A grandes rasgos, estos son los materiales que nos podemos encontrar:

  • Muro existente

  • Mortero de nivelación sobre la fachada que permite la colocación del material aislante.

  • Paneles, planchas o proyección del material aislante elegido, anclajes mecánicos o adhesivos.

  • Mortero armado con malla de fibra de vidrio.

  • Revestimiento exterior definitivo de la fachada.

Con este tipo de sistemas se consiguen resistencias térmicas superiores a 1 m2K/W, por lo que la mejora en la eficiencia energética de la edificación es muy significativa.

 

¿Qué fijaciones se usan en los sistemas SATE?

Todos estos materiales que lo componen necesitan estar fijados a la fachada para asegurar la estabilidad del conjunto. Es común que se utilicen adhesivos que soporten el material aislante. Su resistencia a la tracción debe ser mayor que la del valor del punto de rotura a la tracción del aislamiento elegido.

Los adhesivos que más se usan son los morteros minerales, que se hacen a base de cemento, los orgánicos, que se indican para aplicación sobre madera, y el poliuretano de expansión controlada, que permite su utilización en casi todas las superficies. Puede ser necesario también usar espigas cuando la capacidad de sustentación sea insuficiente.

Recuerda que para garantizar un comportamiento adecuado del sistema hay que realizar un cálculo escrupuloso y seguir un correcto procedimiento de montaje de los diferentes componentes, llevando a cabo los pasos recomendados por el fabricante.

 

Aislamientos de los sistemas SATE

Estos son los más representativos:

  • Poliestireno expandido o EPS: Que debe cumplir los requerimientos de la UNE-EN 13163 y contar con el marcado CE.

  • Lana mineral o MW: Los paneles rígidos de lana mineral de espesor uniforme y alta densidad tienen que cumplir con la UNE-EN 13162 con el marcado CE.

  • Poliuretano conformado o PUR: Es una espuma rígida de poliuretano que debe cumplir con lo recogido en la UNE-EN 13165 y contar con marcado CE.

  • Poliestireno extruido, XPS: Son un tipo de plancha que están normalizadas por la UNE-EN 13164. Su superficie puede ser plana o ranurada para mejorar su adherencia al paramento de fachada.

  • Corcho expandido, ICB: Sus características se recogen en la UNE-EN 13170.

 

Tipos de acabados en los sistemas SATE

Tienen la función de proteger el resto del sistema exterior contra los agentes del clima, de forma que se aumente su impermeabilidad y la permeabilidad al vapor del agua. Además, le da un punto estético que revaloriza el edificio.

  • Acabados revocados: Se pueden hacer mediante revoques de naturaleza mineral, con siliconas o acrílicos, a base de cementos más una imprimación adecuada o mediante mortero y cola. Deben permitir una aplicación que cubra la totalidad de la superficie a tratar y respetar los tiempos de trabajo que se recogen en las fichas técnicas de los distintos componentes.

  • Acabados aplacados de ladrillos acrílicos, cerámicos de arcilla y piedra: Que son prácticamente infinitos, ya que se puede elegir entre una gran cantidad de materiales.

 

Beneficios de los sistemas SATE

El éxito de estos sistemas está en que se puede estudiar de forma integral, de forma que cada elemento tiene una función concreta dentro del sistema. No suele haber soluciones generalistas, ya que en cada edificio hay que encontrar la idónea, así que tienen que adaptarse a la geometría específica del edificio para evitar discontinuidades.

Una de sus principales beneficios es que presentan reducciones en la factura energética del edificio cercanos al 30% lo que permite conseguir subvenciones públicas y amortizaciones de las inversiones realizadas en la mejora de la fachada en periodos cercanos a los cinco años.

Además, los sistemas SATE permiten a los vecinos seguir viviendo en sus pisos durante las labores de rehabilitación. También permite optar por elementos decorativos exteriores diferentes,  lo que incrementa el valor de las propiedades, convirtiendo el gasto realizado en la mejora de la fachada en una inversión rentable para los propietarios  de las viviendas.

 De todas formas, es un sistema que no es adecuado para todo tipo de edificaciones. En especial, no está indicado en aquellas edificaciones en las que las fachadas posean elementos de especial interés arquitectónico o artístico, ya que, al sobreponer los distintos materiales, se transforman totalmente las envolventes de las edificaciones.

¿Qué te ha parecido esta información sobre los sistemas SATE? ¿Conocías sus ventajas?

 

Manual de eficiencia energética en Rehabilitación de edificios