Castellón purifica su aire

Climatización

El ayuntamiento castellonés construirá un edificio de instalaciones deportivas que contará con una fachada cerámica capaz de purificar el aire de los alrededores. Más del 90% de la cerámica que se produce cada año en nuestro país procede de Castellón de la Plana. Erade esperar que, si en un lugar fuesen a apostar su uso más eficiente, ese iba a ser la provincia mediterránea.

El ayuntamiento de Castellón ha decido apostar al máximo por este material que, como explicó Javier Moliner, vicealcalde de la ciudad, durante la presentación del proyecto, “se trata de un sector que ha dado mucha riqueza y empleo a toda la provincia“.

En el marco del proyecto City Lab, el edificio, que comenzará a construirse este mes de mayo y se ubicará en la carretera de Borriol, y en sus 650 metros cuadrados de instalaciones deportivas acogerá cuatro pistas de padel, una pista multiuso, un circuito de pistas para skate-board, así como dos gimnasios, vestuarios y locales técnicos.

Unas instalaciones deportivas que podrían ser como otras muchas y que sin embargo, se ha convertido en un referente mundial al convertirse en el primer edificio del mundo capaz de purificar el aire, gracias su fachada de 500 metros que será capaz de depurar el volumen de aire que consumen 400 personas cada día, concretamente los 400 escolares que cada día acuden al colegio Manuel García Grau, situado justo delante.

Tal y como explicó Carlos Cabrera, director general de Ceracasa, la empresa que suministrará la cerámica, las funciones de ésta “son como las de un árbol; se trata de una cerámica comprometida y que interactúa con el medio ambiente y vuelve inocuas las partículas con una gran capacidad catalizadora”. Y además, lo puede hacer durante toda la vida de edificio, pues nunca pierde sus propiedades, gracias a los potenciadores asimilados en la composición del esmalte.

Y por si fuera poco, esta cerámica también cuenta con propiedades capaces de actuar sobre la lluvia ácida, formada cuando la humedad del aire se combina con los óxidos de nitrógeno y el dióxido de azufre emitidos por las fábricas o centrales eléctricas, con una reducción de hasta un 76% del HN03 que ésta contiene.

Bionictile es el tipo de cerámica que se va a utilizar en este edificio. Un producto, que como se indica Ceracasa, “cuenta con una función capaz de mejorar el medio ambiente considerablemente abriendo nuevas fronteras y sumando a la responsabilidad de toda empresa una necesidad mundial que no se ha visto corregida, hasta ahora”.

Premiada con el galardón Alfa de Oro de la innovación, otorgado por la Sociedad Españolade Cerámica y Vidrio (SECV) y CEVISAMA, la cerámica Bionictile, convierte a través de un proceso de catálisis las moléculas de óxido de nitrógeno (NOx), emitidas por industrias y vehículos, en NO3 inocuos debido a la acción que los rayos U.V. que contiene la radiación solar tienen sobre ellas.

De este modo, cada metro cuadrado de Bionictile, además autolimpiarse fácilmente con la lluvia, la niebla o las altas humedades, es capaz de decomponer 31,2 mg de NOx cada hora.

Con la construcción de estas instalaciones Castellón continúa su trabajo en el proyectoCity Lab. Un proyecto en el que la ciudad se convierte en un auténtico laboratorio para poner en práctica y comprobar los resultados que dan medidas en materia de eficiencia energética y respeto medioambiental.

Medidas como la colocación de semáforos inteligentes que gracias a los sensores colocados en el lugar donde se sitúan los peatones para cruzar, cambian de verde a rojo para los vehículos, favoreciendo el paso de las personas y agilizando el tráfico.

La instalación de marquesinas calefactadas mediante el uso de baldosas que se calientan gracias a un circuito especial y liberan calor a la superficie o la construcción de aceras con materiales cerámicos de alta resistencia que facilitan el paso de las personas.