Centrales fotovoltaicas: tipos, características y usuarios

central fotovoltaica Fotovoltaica

La corriente eléctrica generada por una instalación fotovoltaica puede ser vertida a la red eléctrica como si fuera una central de producción de electricidad convencional, constituyendo lo que se conoce como central fotovoltaica.

 

Centrales fotovoltaicas: tipos

Las centrales para generación de energía eléctrica se pueden encontrar en una ubicación en la que no existe una instalación consumidora de energía, por ejemplo, en una finca situada en un entorno rústico, o en un edificio, donde exista actividad y consumo de energía eléctrica.

Centrales fotovoltaicas en edificios

Según el objetivo de la central fotovoltaica esta puede estar destinada a la generación de energía para vertido total a la red, o para el autoconsumo parcial o total de la energía eléctrica generada.

Central fotovoltaica para vertido a red

En una central fotovoltaica destinada al vertido de energía eléctrica a la red, generando un ingreso por la venta, el consumo de electricidad no depende de la energía generada por los paneles fotovoltaicos ya que el propietario sigue comprando la energía eléctrica que consume a la compañía distribuidora, con la tarifa establecida, y además es propietario de una instalación generadora de energía eléctrica.

Central fotovoltaica para autoconsumo

En este caso parte o la totalidad de la energía eléctrica generada es consumida en las propias instalaciones, generando un ahorro económico por la reducción de compra de energía eléctrica de la red, además de una mejora ambiental al generarse la energía de forma totalmente limpia.

 

Manual gratuito de Energía Fotovoltaica: origen, instalación y uso eficiente

 

Componentes y características de las plantas fotovoltaicas

Los rangos de potencia pueden ser muy variables, siendo las potencias más usuales entre 2,5 kW y 5 kW o múltiplos de 5 kW hasta 100 kW. Existen instalaciones mayores, destinadas en este caso a la generación a gran escala, generalmente propiedad de generadores eléctricos.

Algunas de las aplicaciones más comunes de estos sistemas son:

  • Instalaciones en viviendas: se trata de instalaciones en tejados, terrazas, etc. de viviendas que dispongan de conexión a la red de distribución eléctrica y se aprovecha la superficie del tejado para colocar sistemas modulares de fácil instalación, usando generalmente estructuras prefabricadas.
  • Plantas de producción: son aplicaciones de carácter industrial que pueden instalarse en zonas rústicas o rurales no aprovechadas para otros usos (recibiendo el nombre genérico de “huertas solares”) o sobrepuestas en grandes cubiertas de zonas urbanas, dotando a la estructura de un valor añadido adicional (aparcamientos, zonas comerciales, etc.)
  • Integración en edificios: consiste en la sustitución de elementos arquitectónicos convencionales por nuevos elementos arquitectónicos que incluyen sistemas fotovoltaicos, y que por tanto son generadores de energía, por ejemplo, usando recubrimientos de fachadas, muros cortina, parasoles, pérgolas, etc.

 

Elementos de una instalación solar fotovoltaica conectada a la red

Los elementos más importantes de una instalación solar fotovoltaica conectada a la red son los siguientes:

Generador Fotovoltaico

Las células fotovoltaicas se asocian en grupos y se protegen de la intemperie usando una estructura portadora, formando módulos fotovoltaicos. Varios módulos fotovoltaicos junto con los cables eléctricos que los unen, los elementos de protección y el sistema de soporte y fijación, constituyen lo que se conoce como generador fotovoltaico. Este es el elemento encargado de transformar la radiación solar en energía eléctrica. Esta electricidad se produce en corriente continua, y sus características dependen de la intensidad de la radiación solar y de la temperatura ambiente, entre otros.

Inversor

El inversor es el elemento que transforma la energía eléctrica generada, en forma de corriente continua, en corriente alterna de las mismas características que la de la red eléctrica. Existen diferentes tipos de inversores, fundamentalmente en función de si poseen o no transformador

Sistemas de protección y medida

Incluye todos los elementos de protección y maniobra eléctrica, así como el sistema para medir la energía eléctrica exportada a la red. En el caso de instalaciones con autoconsumo, estos sistemas de medida son bidireccionales, para medir también la energía consumida.

 

Las ventajas de la energía fotovoltaica

Los sistemas fotovoltaicos pueden integrarse en el punto de consumo y generar energía para el autoconsumo, con el importante ahorro económico generado, o para venderse mediante vertido a red. En ambos casos se obtiene una disminución de la huella de carbono.

Naturgy ofrece diferentes soluciones para la instalación de plantas fotovoltaicas con las mejores condiciones técnicas y financieras para cada tipo de cliente.

 

solicitud de informacion gas natural fenosa