Coches a gas: todo lo que debes saber

Gas natural transporte público Movilidad sostenible

Los coches a gas han vuelto a aparecer en las carreteras de nuestro país tras algunos años de abandono del mercado. Los que sois más veteranos en el sector recordaréis aquellos taxis que usaban bombonas de gas butano como combustible.

Hoy, los coches a gas son movidos con GLP o Gas Natural, y son una opción a tener en cuenta a la hora de escoger un medio de transporte. De hecho, este segmento de gas natural se está convirtiendo en el combustible de referencia. Aún así, no es un tipo de combustible de gran implantación, por ello, si no se cuenta con el apoyo mayoritario de los fabricantes, podemos llegar a tener dudas con respecto a su bondad, sus posibilidades de ahorro o el funcionamiento de este tipo de motores.

¿Existe un verdadero mercado de coches a gas?

Sí. Si pretendemos elegir un vehículo, tanto para uso privado, profesional, o para transporte público, existe en el mercado una amplia oferta de fabricantes, que incluyen en sus catálogos coches a gas, tanto en modo biofuel, es decir, para poder usar gasolina y gas, como para uso exclusivo de este combustible.

Si no queremos comprar un coche nuevo con estas características, siempre podemos optar por transformar el que ya tenemos y adaptarlo para que pueda utilizar gas natural. Este tipo de transformaciones son relativamente sencillas, y solo necesitan incorporar algunos componentes de inyección del nuevo combustible y depósitos para su almacenamiento. El coste de esta transformación suele rondar los 1.500 euros, dependiendo del modelo y el combustible elegido. Por lo tanto, para saber si te resulta rentable tienes que pensar en el ahorro que supone en los desplazamientos.

¿Voy a ahorrar en mis desplazamientos con un coche a gas?

Sí. El uso del gas permite ahorrar en comparación con los combustibles tradicionales. Usar gas en nuestro vehículo abarata el precio por kilómetro alrededor de un 30% respecto al uso de gasóleo y hasta un 50% si se compara con la gasolina. Así, en función de los kilómetros recorridos, la inversión en la transformación o el posible sobrecoste de un vehículo nuevo se puede amortizar en periodos razonables de tiempo.

¿Contaminan los coches a gas?

Para los preocupados por el medioambiente, el gas es un combustible mucho más limpio que los tradicionales gasóleo y gasolina. Como ejemplo, basta mencionar que el gas natural emite un 25% menos dióxido de carbono y monóxido de carbono, un 80% menos óxidos de nitrógeno, un 90% menos de partículas y un 100% menos de azufre que un coche impulsado por gasolina.

¿Voy a disponer de suficientes puntos de abastecimiento?

Con el aumento progresivo de la utilización de los coches a gas, el número de estaciones de servicio que permiten abastecer nuestro depósito se incrementa día a día. El GLP utilizado en automoción es, en la actualidad, el gas con mayor grado de implantación. En España existen 522 estaciones de servicio que permiten abastecer los vehículos con este combustible.

Sin embargo, el gas natural ha comenzado más tarde su incorporación al sector de la automoción. Actualmente cuenta con 42 puntos públicos de suministro repartidos por el territorio nacional. Si tenemos en cuenta que en el último año se ha duplicado el parque de vehículos impulsados a gas natural, el número de estaciones de servicio que incorporen este producto debería seguir estos índices de crecimiento.

Además, muchas empresas y organismos que incorporan entre su parque móvil vehículos de este tipo cuentan con equipos de suministro propio. El segmento del gas natural prevé un rápido crecimiento, ya que cuenta con la ventaja de haber implantado hace tiempo una red de suministro global que permite un abastecimiento de calidad en cualquier punto del país.

Las previsiones y el futuro de los coches a gas

Se augura un posicionamiento del gas natural como combustible de referencia en el sector del transporte de carretera, tanto para profesionales como para usuarios particulares. Las normativas de carácter medioambiental, que están restringiendo de forma considerable las emisiones permitidas a la atmósfera, van a condicionar las opciones a la hora de elegir combustible, haciendo del gas natural el combustible líder. ¡Todo son ventajas!

[cta_generico id=3334]