Cómo ahorrar y reducir el consumo del aire acondicionado

como ahorrar y reducir el consumo de aire acondicionado Ahorro para pymes

Dependiendo de las latitudes en que nos encontremos el  consumo de aire acondicionado en la época estival es el causante de incrementos significativos en la factura de la energía eléctrica. 

Las altas temperaturas alcanzadas en algunas ciudades durante el verano incrementa tanto el consumo que los niveles más alto de demanda eléctrica en España se alcanzan en los días más calurosos del año.

Si hemos llegado a la conclusión de que precisamos un sistema de aire acondicionado para sobrellevar las temperaturas del próximo verano será conveniente recordar algunos consejos encaminados a reducir el consumo y reducir, en la medida de lo posible, la factura energética de los próximos meses.

Si aun no hemos adquirido ni instalado el equipo de refrigeración es preciso fijarse en un par de puntos.

La compra de equipos debe realizarse estudiando el grado de eficiencia energética de los equipos. Las famosas etiquetas, llenas de colores y letras, informan a los consumidores de la cantidad de energía que consumen los electrodomésticos comparándolos con un equipo modelo e ideal. La letra A y el color verde identifican a los equipos más eficientes.

Si se está buscando la ubicación adecuada para su instalación habrá que tener en cuenta que es conveniente que las unidades en el exterior no reciban la radiación solar de forma directa. En este sentido el IDAE recomienda incluso que las unidades en el exterior se coloquen en zonas de sombra o se tapen o cubran con elementos protectores.

A la hora de conectar el aire acondicionado debemos recordar algunas ideas clave:

  • La diferencia  entra la temperatura exterior y la temperatura de consigna del termostato o del electrodoméstico no debe ser superior a 12ºC. La temperatura adecuada para graduar el aire acondicionado es de 26ºC.

  • Cada grado centígrado que se baje en la temperatura programada incrementará el gasto energético un 8% aproximadamente.

  • Es necesario evitar las pérdidas energéticas. Con los equipos de aire acondicionado será preciso mantener en todo momento las puertas y ventanas cerradas. Las operaciones de ventilación de las estancias se realizarán a primera hora aprovechando las temperaturas más frescas del día.

  • En comercios o edificios con zonas de transito intensivo es recomendable instalar sistemas de doble puerta, cortinas de aire o puertas automáticas si es posible, para minimizar las pérdidas de aire climatizado.
  • Los equipos de aire acondicionado se desconectarán un rato antes de que finalice la jornada laboral o de que se abandone la estancia climatizada.

  • También se reducen los consumos energéticos de los equipos procurando un adecuado mantenimiento de los mismos. La limpieza periódica de los filtros y el seguimiento escrupuloso del programa de mantenimiento y limpieza será fundamental para que el equipo tenga consumos ajustados.

Y, por ultimo, aunque debería ser la primera medida a tener en cuenta, es preciso hacer un uso racional de las instalaciones de aire acondicionado. El sentido común, ese gran desconocido, parece indicar que en verano es habitual que las temperaturas se eleven, por lo que intentar luchar contra ellas será tarea inútil. En algunas ocasiones será necesario usar los equipos de aire acondicionado pero en otros se podrán tomar medidas alternativas: adaptar los horarios de trabajo a las condiciones climáticas del momento; utilizar elementos parasoles y toldos; combatir las altas temperaturas usando prendas de vestir adecuadas y consumiendo bebidas refrescantes, etc. La energía más barata es aquella que no llega a consumirse.

New Call-to-action