Cómo orientar adecuadamente un panel fotovoltaico

Fotovoltaica

Como sabes, el panel fotovoltaico es usado para generar energía eléctrica a partir de la radiación electromagnética que llega hasta la Tierra. El sistema aprovecha el conocido como efecto fotovoltaico de algunos materiales semiconductores, en los que se genera una pequeña diferencia de potencial cuando reciben una cantidad de energía electromagnética concreta.

La importancia de la orientación de un panel fotovoltaico

Uno de los aspectos fundamentales de este tipo de instalaciones es el de la orientación de los paneles que incorporan las celdas foltovoltaicas. Esta posición que le demos respecto al sol condicionará directamente la cantidad de energía eléctrica generada, y por tanto su eficiencia y rentabilidad.

Las instalaciones solares que generan energía eléctrica con el objetivo de ser vertida directamente a la red de distribución para obtener un rendimiento económico utilizan seguidores solares con distintas tecnologías que permiten que los paneles solares se encuentren orientados en todo momento de forma perpendicular a los rayos solares. Esto permite maximizar la generación de electricidad y su rendimiento.

¿Cómo se aprovecha la posición de un panel fotovoltaico?

Por ejemplo, en las instalaciones que se ubican en las cubiertas de naves industriales o pabellones deportivos o cuando se aprovechan las cubiertas inclinadas de edificaciones se suelen situar directamente sobre las cubiertas inclinadas o bien sobre estructuras de sujeción específicas. Así, los paneles se orientan para maximizar la generación, en función de los distintos usos de la energía generada.

En muchas de estas instalaciones la electricidad generada se utiliza para abastecer los distintos equipos que precisan la energía eléctrica para su funcionamiento. La orientación adecuada de los paneles en estas situaciones no estará condicionada exclusivamente por la máxima generación de energía, sino que variará en función de cuándo se necesite esa energía, en verano o en invierno, o en qué latitud esté situada la instalación.

Por ejemplo, la orientación adecuada no será la misma para un refugio de montaña, en el que los máximos consumos de energía eléctrica tengan lugar en invierno, cuando más usuarios tenga y más equipos de climatización, cocina e iluminación sea preciso alimentar, que una casa de verano en la que los consumos más importantes se produzcan en  la época estival, cuando los equipos frigoríficos y los equipos de filtración y depuración de las piscinas funcionen a pleno rendimiento, a pesar de que ambos se encuentren a la misma latitud geográfica.

Un ejemplo del estudio de la orientación de un panel fotovoltaico

Por ejemplo, en una instalación realizada en España en la que los máximos consumos eléctricos tengan lugar en la época de invierno, la orientación adecuada de los paneles será, además de la orientación sur, aquella correspondiente a la latitud geográfica de su ubicación más 18 grados. Es decir, que si el refugio se encuentra en una localidad situada a  40º norte, la orientación de los paneles debería ser de 58 grados.

Por el contrario, cuando el máximo consumo se realice en verano, con instalaciones de frío y de limpieza de piscinas, la orientación idónea correspondería con la de la latitud menos 18 grados. Si la ubicación está a 40 grados norte, la orientación de los paneles solares más conveniente sería de 22º.

En el caso de que queramos mantener una tasa media durante todo el año, la orientación más conveniente sería aquella coincidente con la latitud y altitud de la ubicación elegida.

¿Qué te han parecido estos consejos para orientar de forma rentable un panel fotovoltaico? ¿Has pensado en este tipo de instalaciones?



Guía de energía fotovoltaica