Dinámicas de trabajo en equipo: beneficios de aplicarlas en tu empresa 

Dinámicas de trabajo en equipo Opcion GNL

Seguro que alguna vez has escuchado hablar de dinámicas de trabajo en equipo, ¿verdad? Pero, ¿sabes qué son y cómo pueden ayudar a las empresas y sus trabajadores?

 

¿Qué son las dinámicas de trabajo en equipo?  

Seguramente al escuchar las palabras dinámica de trabajo en equipo se te venga a la mente los típicos juegos en empresas que en alguna ocasión hemos visto en la televisión. Pues bien, esta técnica es más que un juego y, por supuesto, su implementación traspasa los filtros televisivos y se practican cada vez más en muchas empresas.  

Se entiende por dinámicas de trabajo a herramientas que ayudan a mejorar la operatividad dentro de una empresa. Estas dinámicas son técnicas grupales, juegos y actividades que precisan de la participación y cooperación de los trabajadores de la empresa con el fin de alcanzar un objetivo. Eso sí, estas actividades nunca son al azar, ya que todas ellas están estudiadas para conseguir la máxima cooperación entre todos los integrantes.  

 

¿Por qué apostar por las dinámicas de trabajo en equipo?  

Más allá de ser unas actividades divertidas, las dinámicas de trabajo en equipo se pueden convertir en unas buenas técnicas de trabajo con las que mejorar los resultados empresariales. Y es que, apostar por estas técnicas dentro del núcleo empresarial aporta muchos beneficios, tanto a empresa como a los propios trabajadores:  

  • Se mejoran las relaciones entre compañeros de trabajo. La confianza y la cooperación que se precisan para realizar las dinámicas ayudan a formar grupos más cohesionado, además de ayudar a instaurar en la empresa que el trabajo en equipo es vital para conseguir superar cualquier desafío.  
  • Conocimiento más profundo de los miembros del equipo. Tanto si eres jefe como empleado, este tipo de técnicas te ayudarán a conocer mejor a los miembros del equipo. Estas dinámicas ayudan a que salgan a flote gustos e intereses, pero también son ideales para mostrar habilidades y capacidades de cada uno, algo que puede resultar muy útil para la división de tareas dentro de una empresa.  
  • Premian el trabajo grupal por encima del individualismo. Estas técnicas están pensadas para superarse trabajando en equipo, dejando de lado el individualismo. Esto cada vez es más necesario en las organizaciones, ya que la cooperación entre miembros del equipo, de diversos departamentos, incluso, con personas externas a la empresa es lo que realmente aporta valor a la empresa y su producción. 
  • Se pueden adquirir nuevos conocimientos y habilidades. Al trabajar en dinámicas de equipo, se plantean nuevas problemáticas y situaciones, algo ideal para poder practicar nuevas capacidades y habilidades y asentarlas para que los participantes luego sean capaces de aplicarlas en su entorno laboral.  
  • Conseguir nuevas ideas. Más allá de los brainstorming habituales de papel en blanco delante y boli en mano, las dinámicas de trabajo pueden ayudar a conseguir nuevas ideas de una manera mucho más divertida.  

 

Dinámicas de trabajo en equipo: ejemplos  

Existen una gran variedad de dinámicas de trabajo en equipo que puedes ir aplicando dentro de tu empresa para conseguir trabajar los aspectos arriba mencionados.  

  • Encontrar soluciones. Sin lugar a dudas es uno de los ejemplos más típicos en lo que a dinámicas de trabajo se refiere. Se trata de ir diciendo ideas y soluciones de manera rápida, prácticamente sin pensar. Como objetivo se puede poner el diseño de un folleto o el copy que tiene que tener un email. Lo bueno de este juego es que las ideas se van diciendo rápidamente, sin filtros previos y sin que nadie juzgue a nadie. La rapidez hace que cada uno diga realmente lo que piensa y ayuda a evitar problemas como la falta de confianza en las ideas propias.  
  • Romper el hielo. El objetivo de esta dinámica es conocer mejor a los compañeros. Consiste en organizar el grupo por parejas y hacer que éstas se entrevisten para conocerse mejor. Luego se vuelve al grupo y cada uno presentará al resto a su compañero entrevistado. Con esta dinámica, además de hacer que todos se conozcan un poco más allá del plano profesional, se practican también habilidades de escucha y atención.  
  • Roles. En esta técnica existen muchas variantes, pero todas tienen la misma manera de proceder. Se le asigna un rol a cada jugador (sacerdote, periodista, investigador, futbolista, agricultor …) y se les pone en situación contando una historia en la que están a punto de sufrir un accidente y, para salvarse, uno de ellos se debe sacrificar. Como fin, entre todos los participantes deberán decidir qué jugador se sacrifica para que el resto se puedan salvar. Con esto todos se ponen en la piel de otra persona, se aprende a valorar pros y contras y, lo más importante, se intenta mirar por el bien del equipo y por la cooperación entre los miembros.  

Estos son solo tres ejemplos de dinámicas de trabajo en equipo y tú, ¿las aplicas en tu empresa? ¿Conoces más?

 

 Opción GNL