Energía solar: ventajas e inconvenientes a valorar

Energía solar ventajas e inconvenientes Fotovoltaica

La energía solar, y en especial la fotovoltaica, ha contribuido a diversificar las fuentes de obtención de energía eléctrica en nuestro país. Por eso, el mix energético español es uno de los más sostenibles del panorama europeo, siempre que hablemos de generación eléctrica.

Energía solar ventajas e inconvenientes

El uso de instalaciones solares para generar energía eléctrica no es de por sí ni bueno ni malo. Podemos hablar de una mayor o menor eficiencia o de una mejor sostenibilidad, según encaje en el mix nacional o la red más cercana al punto de generación sea la más adecuada. Por eso, para establecer la energía solar ventajas e inconvenientes tenemos que tener en cuenta diferentes aspectos:

La energía solar fotovoltaica es una fuente inagotable de energía a medio plazo. El Sol seguirá proporcionando radiación electromagnética al menos durante varios miles de años. Con la experiencia adquirida en las últimas décadas y las futuras innovaciones tecnológicas, se espera que seamos capaces de incrementar el rendimiento medio de los captadores fotovoltaicos y de reducir los costes de fabricación de los distintos componentes que integran las instalaciones de generación. De esta manera será cada vez más barato generar energía eléctrica con este tipo de instalaciones y seremos capaces de generar más electricidad, incrementando el rendimiento global del conjunto.

Esto significa que con menos superficie instalada será posible generar mucha más energía eléctrica. Además, las distintas cargas van aumentando su eficiencia con el tiempo, y necesitan menos energía para proporcionar los mismos rendimientos o  incluso mayores. Esto va a permitir contar con una potencia instalada muy importante dentro del conjunto de la demanda.

Aspectos a tener en cuenta de la energía solar

Se prevé que las economías de escala y los mayores rendimientos de las instalaciones fotovoltaicas incrementen el número de instalaciones. Muchos consumidores optarán por generar su propia energía eléctrica, conectándose al sistema eléctrico de potencia. Por eso podemos preguntarnos quién va a sufragar los costes del mantenimiento y gestión de la red de transporte y distribución.

También puede que muchos nuevos consumidores se conviertan a la vez en generadores apareciendo lo que ya se ha bautizado como “prosumers”. Las instalaciones de generación fotovoltaica sufrirán un incremento sustancial, lo que provocará un nuevo escenario de generación que requerirá de una nueva forma de gestión de la red.

Además, hay que tener en cuenta que el conjunto de la potencia generada en cada instante debe estar equilibrado con el total de la potencia demandada en cada momento, lo que exige un complejo sistema de gestión y control. Si se incrementa el número de pequeños productores, que también son consumidores se puede hacer difícil ejecutar esta gestión, sobre todo si no se adoptan medidas específicas de control inteligente de la red.

Por si fuese poco, la energía fotovoltaica está encuadrada dentro del conjunto de las fuentes no gestionable. Es decir, no se puede elegir cuando el Sol brilla o no. Esto obliga a contar con un respaldo continuo de fuentes gestionables, o, en su defecto, contar con sistemas de acumulación de energía, que por desgracia todavía no están suficientemente desarrollados.

Estas son ventajas e inconvenientes de la energía solar que abren caminos para  nuevos desarrollos y servicios. Un panorama difícil de prever pero que seguro precisará del ingenio y del trabajo de todos para adaptar nuestros actuales sistemas de generación, transporte, distribución y consumo a la nueva realidad.

[cta_generico id=3338]