Hablamos con Luis Jiménez Herrero, Director del Observatorio de la Sostenibilidad en España

Eficiencia energética

Luis Jiménez Herrero es el Director Ejecutivo del Observatorio de la Sostenibilidad en España (OSE), un organismo que nació en el año 2005 sentando sus bases en principios claves; “el observatorio fue creado por una necesidad básica y sentida de tratar de medir los procesos de desarrollo sostenible en nuestro país y con el objetivo de tapar un vacío de información que existía hasta ese momento”.

Con sede en la Universidad de Alcalá de Henares, “elegida por sus bien demostradas capacidades de investigación, así como por sus principios muy sensibilizados con el medio ambiente”, como explica Jiménez, el OSE “recopila, elabora y evalúa la información básica sobre sostenibilidad en España teniendo presente sus distintas dimensiones; social, económica y ambiental”.

Trabajar con sentido crítico y espíritu de análisis, detectar cuales son las insuficiencias y los puntos débiles y buscar oportunidades para mejorar son los pilares sobre los que se asienta el trabajo del Observatorio.

“El OSE tiene una misión clara, fomentar un cambio de orientación social hacia la sostenibilidad, ¿de qué manera?, proporcionando la mejor información disponible sobre esta materia y propiciando que dicha información sea tomada en serio y se le dé la relevancia pública que se merece para que finalmente pueda ser significativa y fomente la participación social y la toma de decisiones”, explica Luis.

El Observatorio trabaja sobre dos líneas de actuación, la primera orientada hacia la realización de informes genéricos sobre los procesos de sostenibilidad en España, se trata de estudios anuales y hasta el momento ya se han publicado tres y se trabaja en el de este año.

“Estos informes se hacen con el objetivo fundamental de hacer un análisis de estos procesos de desarrollo sostenible a través de una metodología de indicadores, tales siguiendo el modelo de fuerzas motrices-presión – cambio de estado del medio ambiente,-impacto medioambiental y respuesta social, inicialmente plantaedo por la OCDE y   después ampliado por la Agencia europea de medio ambiente (AEMA).”, explica Jiménez.

Por otro lado, los informes temáticos marcan la segunda línea de trabajo, “en este caso profundizamos en ciertos niveles, por ejemplo hemos realizado estudios sobre el cambio de ocupación del suelo en España o sobre la calidad del aire en las ciudades. Se trata de temas de gran importancia. En el primer caso, el  mal uso y abuso de nuestro valioso capital territorial redunda en una pérdida patrimonial y en procesos insostenibles de alta irreversibilidad derivados de modelos de expansión urbanística incontrolados. En el segundo caso el grado de limpieza del aire en una ciudad afecta directamente a la salud y calidad de vida de sus ciudadanos, lo cual condicina la sostenibilidad urbana”.

A través de sus estudios y como conclusión de ellos, el OSE plantea posibilidades de cambio para que apoyándose en esta información los responsables de la toma de decisiones de las empresas, administraciones, interlocutores sociales y la sociedad civil, puedan cambiar sus modos de producción y consumo y estilos de vida para orientarse hacia un desarrollo más eficient, equitativo y  sostenible.

A pesar de su “juventud” el Observatorio de la Sostenibilidad en España se ha convertido en un referente para organizamos científicos, administraciones, ong’s, etc. “Se empieza a notar que la concienciación en la sociedad es cada vez mayor y que todo el mundo empieza a estar de acuerdo con la necesidad de evaluar, medir y sacar conclusiones para que las actuaciones sean mucho más racionales”, comenta Luis.

Por último y contestando a la pregunta de cuáles son las claves para cambiar a un modelo sostenible, Luis contesta, “Sostenibilidad es cambiar las formas de producir así como las de consumirNuestro sistema económico tiene que cambiar su metabolismo, ahora mismo no está adaptado a las necesidades el medio ambiente, producimos muchos residuos, consumimos muchos recursos, somos muy intensivos con carbono…necesitamos una economía más desmaterializada, menos intensiva en energía, etc.  Y esto no significará perder calidad de vida, sino vivir igual de bien ayudando a cuidar el medio ambiente”, finaliza Luis.