Hay razones para elegir coches GNC

Coches GNC Movilidad sostenible

La decisión de compra de un vehículo se fundamenta en multitud de factores. Unos claramente objetivos y otros muchos dependientes de elementos menos tangibles. Los vehículos ligeros y los coches GNC además de la mera justificación de la necesidad de uso suelen precisar razones adicionales, ya sea por la novedad de la oferta, de las dudas respecto al gas natural comprimido o sobre la utilización y uso de los mismos.

Hoy existen razones de peso para justificar la elección de este tipo de vehículos frente a otros impulsados por otro tipo de combustibles. Así lo han considerado multitud de entidades, empresas y usuarios particulares que, en los últimos meses, han optados por coches o autobuses impulsados por GNC.

Transporte público impulsado por GNC

Autobuses para el transporte municipal urbano de grandes ciudades o vehículos para flotas de autoescuelas son solo dos de los últimos ejemplos. En ciudades como Sevilla, mediante la empresa Transportes Urbanos de Sevilla S.A.M., o Alcalá de Henares, con ALCALABUS, han optado por vehículos de transporte de pasajeros impulsados por GNC.

La reducción en los costes por kilómetro recorrido y un comportamiento medioambiental en consonancia con la nueva normativa europea de emisiones, eev, mucho más restrictiva que la hasta ahora vigente EURO VI, son razones de peso para elegir el gas natural como combustible.

Coches GNC en autoescuelas

Los coches GNC también cuentan ya con el respaldo de los usuarios que mejor conocen el sector. Las autoescuelas ya están incorporando a sus flotas vehículos impulsados con gas natural.

Los consumos de combustible por cada cien kilómetros recorridos ronda los 3.2 kg de gas, que se convierten en cuatro euros de media. Si tenemos en cuenta que un coche de autoescuela puede recorrer una media de 50.000 kilómetros al año, y que la vida media se sitúa en cinco años, el ahorro económico generado puede situarse en 5.000 euros por vehículo.

Ventajas de un coche GNC

Si se tiene en cuenta que el gas es un combustible mucho más limpio que los tradicionales, gasóleo o gasolina, que el abastecimiento es sencillo y con un número creciente de puntos de suministro, sobre todo en las grandes ciudades, y que las emisiones de contaminantes se reducen de forma importante, lo que ofrece una imagen, además, de empresa comprometida con el medio ambiente, las ventajas son incontestables a la hora de elegir la compra de un nuevo modelo.

Pero también para uso privado se convierte en una opción preferente. Cada vez son las los modelos que ofertan las distintas marcas  de automóviles a sus clientes, conscientes de los beneficios que el uso del gas puede proporcionarles.

El aumento progresivo de estas motorizaciones, con las consiguientes economías de escala, permitirán a corto plazo reducir el actual sobrecoste de estos coches GNC. Esto provocará un aumento progresivo de los puntos de suministro y las barreras que esto supone en ciertas zonas menos pobladas de nuestro territorio.

El incremento del parque de vehículos de gas redundará en el bienestar de nuestras ciudades, no solo de nuestros bolsillos. La reducción de emisiones en los entornos urbanos minimizarán los porcentajes de óxidos de carbono, óxidos de nitrógeno, partículas y azufre, mejorando la calidad ambiental y solventando problemas de contaminación como los que se provocaron en el último verano en algunas ciudades españolas y que hicieron necesario restringir la circulación de vehículos por determinadas zonas.

[cta_generico id=3334]