IKEA te ayuda a crear “La república ‘ecológica’ de tu casa”

Eficiencia energética

La empresa sueca se ha convertido en un ejemplo de respeto medioambiental tanto de puertas para adentro como para afuera. En 1996 abrió en Badalona, en Barcelona, la primera tienda IKEA en nuestro país. Desde ese año hasta el día de hoy la fórmula “decora un hogar con estilo y a buen precio” ha ido ganando popularidad y ya son pocas las casas en España que no cuentan con algún mueble u objeto de decoración del gigante sueco.

Pero IKEA ha querido ir más allá y además de vender diseño a buen precio, ha conseguido que “La república independiente de tu casa“, pueda convertirse en “La república ecológica de tu casa“.

El ahorro energético y el respeto por el medio ambiente se han convertido para IKEA en una prioridad y no sólo para sí misma, como empresa, sino para con sus clientes.

El Canal de Eficiencia Energética ha hablado con Mercedes Gutiérrez, responsable de sostenibilidad de IKEA España.

Canal de Eficiencia Energética: A día de hoy, ¿cuál es el objetivo fundamental del IKEA en materia de eficiencia energética y respeto medioambiental?

Mercedes Gutiérrez: Hasta ahora todo el esfuerzo se había realizado de cara al negocio, es decir, en mejorar nuestras tiendas, nuestros productos, etc. Sin embargo, nos hemos dado cuenta de que ha llegado el momento de dar el siguiente paso y cubrir toda la cadena de valor.

Nuestra estrategia es ambiciosa, pues pretendemos para 2015, no sólo minimizar el impacto medioambiental, sino conseguir tener un efecto positivo en el cambio climático. Y para ello nos centraremos en dos líneas de trabajo; la que tiene lugar antes de que el producto salga de la tienda y la del producto una vez que está en casa del cliente.

 

C.E.E.: ¿Cómo va a hacer IKEA para que sus productos sigan siendo eficientes y respetuosos una vez que han cruzado las puertas de sus tiendas?

M.G.: Desde IKEA asumimos que también debemos trabajar en la huella sostenible que los productos dejan una vez que han salido de la tienda. Para conseguirlo hemos analizado el impacto que ahora mismo tienen nuestros productos sobre el medio ambiente, sobre todo aquellos que consumen energía, agua y que podrían ayudar a reducir la generación de residuos, y partiendo de que ahora el impacto es del 100%, el objetivo es que de aquí a cinco años se reduzca a la mitad.

¿Cómo? Diseñando productos que consuman menos energía, menos agua y que ayuden a reducir la cantidad de residuos que se generan en la casa del cliente a través de sistemas de reciclaje, de reducción del volumen de residuos orgánicos, etc..

 

C.E.E.: ¿Cuál es el ciclo de vida de un producto de IKEA?

M.G.: El ciclo de vida de un producto empieza en la mesa del diseñador. Éste debe ir más allá, debe pensar en el ciclo completo de vida. En IKEA cuando empezamos a pensar en un producto, al diseñador le damos dos datos; el precio y la funcionalidad.

Él no sólo debe pensar en la parte estética, sino también en factores básicos en IKEA como la calidad, la seguridad y también la sostenibilidad. Ha de pensar en los materiales, cómo se va a producir, cómo se va a transportar, es decir, por ejemplo, si no va a ir en un paquete plano, tenemos un problema porque en IKEA todo tiene que ir en paquete plano o ser apilable. También debe pensar en que ese producto sea duradero, que se pueda reciclar. Y además si es un producto que consume energía o agua o que pueda facilitar la vida al cliente a la hora de recoger residuos, también lo debe tener en cuenta.

Cuando un diseñador se enfrenta a un papel en blanco tiene que ponerse unos objetivos y unos límites sostenibles a su producto. Y para ello el diseñador visita a proveedores, el lugar de dónde se extrae la materia prima, etc..

Una vez que el diseñador ha definido los criterios de cómo se hace el producto, el siguiente paso sería producirlo. Ahí es donde viene el compromiso por parte del proveedor. Se define el precio final de cuanto cuesta producirlo y lo que hace IKEA es buscar con él la manera de ir más allá. Por ejemplo, tenemos un proyecto con los cien proveedores que más energía consumen a la hora de fabricar el producto, para ayudarles con asesoramiento a reducir su consumo energético. En un año de proyecto hemos mejorado su eficiencia energética en un 30% y eso se traduce en que hemos conseguido ahorrar un 40% en costes de fabricación.

Por último, a la hora de transportarlo, si el producto es apilable o cabe en paquete plano el coste de transporte es menor y por supuesto se reducen las emisiones de CO2. Otro ejemplo concreto, ahora mismo trabajamos en meter un sofá Ektorp en un paquete plano. Sólo con esta medida nos permitirá utilizar unos 6.800 camiones menos para su  transporte, lo que nos permite ahorrar más de ocho millones de euros.

Todo este ahorro en el diseño, la fabricación, el transporte, etc., se transforma luego en un abaratamiento de los precios para el cliente. Nosotros queremos vender a nuestro cliente el mejor producto al mejor precio y eso se puede hacer ahorrando energía y recursos naturales en toda la fase de valor.

 

C.E.E.: ¿Qué hace IKEA como empresa para mejorar en materia de eficiencia energética?

M.G.:En 2006 se lanzó un proyecto que es IKEA Goes Renewable (IGR), con dos objetivos claros; uno, gastar menos energía, el objetivo es reducir en un 25% el consumo, y dos; conseguir que el 100% de la energía utilizada sea renovable.

En ese momento se hicieron auditorías energéticas; se realizaron mapas en los que se mostraba cuáles eran los puntos débiles. Asimismo, definimos un estándar-objetivo de cómo debería ser una tienda ideal IKEA, en cuanto a consumo mínimo de energía se refiere.

Los resultados se miden Kw/h por metro cúbico, y si en 2005 partíamos con 61,2 y al cierre del 2009, hemos bajado hasta un 52. Esto se traduce, aparte de en reducción del consumo de energía, en reducción de costes vinculados con la energía.

Sólo el año pasado en España conseguimos ahorrar casi 400.000 euros y a nivel mundial 20 millones de euros. Son cifras que nos permiten bajar los precios de nuestros productos, pues IKEA todas estas metas que alcanza las repercuten en bajar el precio de lo que vende.

‘Una tienda IKEA debe ser fuente de inspiración para nuestros clientes’

 

C.E.E.: ¿Cómo es la tienda ideal IKEA?

M. G.: En primer lugar, una tienda IKEA debe ser fuente de inspiración para nuestros clientes, ofreciendo una amplia gama de productos funcionales, de calidad y diseño, a precios asequibles y también productos que permitan a nuestros clientes una vida más sostenible en el hogar. También queremos que sea un lugar donde toda la familia puede disfrutar de un día completo disfrutando de su compra. Y por supuesto, IKEA quiere que esa inspiración y esa compra sean en un entorno lo más sostenible posible.

Desde el punto de vista de eficiencia energética, nuestro objetivo es que el 100% de energía utilizada proceda de fuentes renovables; además, en las nuevas tiendas, como será la de Jerez, que abre este mes de abril, estamos introduciendo fuentes alternativas como la geotermia. También desde el punto de vista de ahorro de agua, con instalación de grifos con aireadores o sistema de doble pulsación o sistemas de captación de agua de lluvia en el techo para su utilización en cisternas o riego. Trabajamos para disponer de las mejores técnicas para separar en origen el 100% de los residuos generados y que su destino sea el reciclaje o aprovechamiento energético. La tienda ideal también debe disponer de plazas de parking reservadas para coches más ecológicos, una red eficiente de servicio de transporte público y aparcabicis, entre otras muchas medidas.

Sin olvidarnos algo muy importante para IKEA, la concienciación y sensibilización de sus clientes y empleados, a través de carteles, talleres… en las propias tiendas para ayudarles a vivir su hogar de forma más sostenible.

 

C.E.E.: ¿Transmitís esta conciencia medioambiental a vuestros empleados?

M.G.: A nuestros empleados le llamamos colaboradores y teniendo en cuenta el tema de la sostenibilidad, queremos convertirles en embajadores. Es clave que cuenten con esta conciencia medioambiental, pues todo lo que sucede en la tienda pasa porque los que están allí trabajando hacen que pasen. Ellos son los artífices de que este ahorro se consiga, incluso identificando posibles cambios.

Aparte de tener un plan de comunicación interna para contarles todo lo que IKEA hace en materia de sostenibilidad, realizamos e-learnings muy divertidos en los que visitan distintas estancias de una casa, comprueban donde están los puntos de ahorro, descubren todo lo que hace IKEA desde que diseña un producto hasta que llega a las tiendas en las que ellos trabajan. Nuestro objetivo es que este año el 100% de los colaboradores realicen este curso.

Asimismo, hemos lanzado un programa avanzado para mandos, que hemos empezado a nivel nacional, con el equipo directivo de servicios centrales y los directores de las tiendas en España. Es un curso en los que se les propone pensar de forma diferente qué puede hacer IKEA para mejorar. Y también está planificado este curso a todos los mandos de las tiendas.