La clave para luchar contra el cambio climático es abandonar la economía de hidrocarburos

Eficiencia energética

Juan Negrillo Miembro de The Climate Project es la voz y la cara de Al Gore en España. Su misión la de difundir un mensaje alto y claro; el cambio climático es un asunto muy delicado y es necesario el compromiso de todos. Juan Negrillo es el representante de Al Gore en España y desde hace años transmite voluntariamente el mensaje del ex mandatario estadounidense a lo largo de toda la geografía de nuestro país.

Su vocación nació hace años cuando empezó a colaborar con ELSA, una asociación europea de estudiantes presente en 41 países y que se dedica a todo tipo de temas relacionados con el Derecho. “Mi misión estaba centrada principalmente en todo lo que tiene que ver con derechos humanos y medio ambiente. Durante esos años aprendí mucho, participé en foros internacionales que me enseñaron y me dieron una gran experiencia”, explica Juan.

Hoy en día Negrillo trabaja en Futura Studio, una empresa dedicada principalmente a la organización de Campus Party, una feria centrada en temas de tecnología y entretenimiento. Fue precisamente en la edición del 2001 donde Negrillo conoció a Al Gore.

“Gore había venido a Campus Party para hablar sobre Internet y su futuro, y fue en ese momento cuando entablamos relación con él. Dos años después, cuando ya había empezado a difundir su mensaje sobre el cambio climático venía a España a dar charlas a pequeños grupos de personas y yo actuaba como su traductor”, cuenta Juan.

Para Juan existe un antes y un después de haber escuchado el mensaje de Al Gore,“me quedé muy impactado la primera vez que le escuché, es muy difícil no seguir introduciéndote en esto y tratar de hacer algo para que puedan cambiar las cosas”.

Al Gore comenzó su “cruzada” para luchar contra el cambio climático en 1988 cuando empezó a recopilar información para, tres años más tarde, publicar un libro sobre el tema.  En 2006 convirtió en imágenes toda aquella información con el documental “Una verdad incomoda” que logró un Oscar y que transmitió la necesidad de cuidar el medio ambiente a todos los puntos del planeta.

Sin embargo, una sola persona no era suficiente para difundir este mensaje y por eso se creó The Climate Project, un programa que trabaja con el objetivo de formar a personas de todo el mundo para que sigan la estela de Gore.

Juan Negrillo fue uno de los elegidos para participar en este proyecto. “Ya somos unas mil quinientas personas las que difundimos su mensaje y lo hacemos porque nos los creemos y estamos concienciados con el problema”, explica Juan.

“En el curso nos dan una pequeña formación y el material necesario para difundir el mensaje. A partir de ese momento acudimos allí donde nos llamen”.

Ahora Juan es una voz más en la lucha por el cambio climático, “no soy científico y sería una osadía por mi parte decidir cuál es la realidad de la situación. Sin embargo, si te pones a recopilar información te das cuenta de que finalmente y a pesar de las distintas visiones sobre el tema, una cosa está clara y es muy fácil de entender; hay una serie de gases y especialmente uno, el CO2, que atrapa el calor y lo retiene en la atmósfera y este gas en los últimos años ha aumentado en una medida inmensa”.

La polémica es innegable y mientras que unos hablan de grandes catástrofes en plazos de tiempo muy cortos, otros toman el cambio climático como un invento de algunos pocos. Negrillo es claro en este sentido, “el problema está ahí, cuánto se tarde en ver las consecuencias es otro tema, pero se puede dar el caso de que llegue un momento en el que el sistema climático busque un equilibrio nuevo y quizás no sepamos cómo actuar”.

A la pregunta de cuál sería la mejor solución a este problema Juan no lo duda, “la clave para poder mejorar está en abandonar la economía de los hidrocarburos, sabemos que eso sería darle la vuelta al mundo, pero es la principal tarea para que esto cambie”.

Y son los gobiernos los que en mayor medida tiene en sus manos hacer que esta situación cambie. “Es una realidad que los gobiernos se mueven principalmente por la economía, sin embargo, la presión social también obliga a cambiar hábitos, lo importante al final es que muchas veces la solución a los problemas hacen que pasemos a un estado de eficiencia mayor y la conclusión es que no sólo deja de ser un problema, sino que se convierte en un vector de innovación progreso”.

En cualquier caso, como explica Juan “ya son muchos los estados plenamente convencidos de que hay que buscar soluciones. Noruega por ejemplo es un caso curioso, pues a pesar de tratarse de un país con mucho petróleo ya ha declarado que para el año 2050 será un país neutral en carbono”.

En el caso de nuestro país en cambio “muchas veces nos quedamos en los gestos”, comenta Juan. “Me da la impresión de que España es un país bipolar, en ocasiones nos lanzamos mucho en algunos temas, por ejemplo, somos el primer país en potencia eólica instalada y el segundo en solar y en cambio, seguimos derrochando y nos olvidamos de pensar a medio y largo plazo cuál debe ser el sistema y cómo tienen que cambiar las cosas”.

A nivel individual, España debe cambiar su política y sus hábitos y para ello lo mejor esestablecer medidas legales, “en primer lugar se debe incentivar al cambio para aquellas personas que sean más “madrugadoras”, está claro que para mejorar se debe hacer una inversión económica y esto debería estar primado. En segundo lugar se debe dar un tiempo de adaptación y por último establecer sanciones para quién no haya cumplido con lo establecido”.