La energía fotovoltaica, opción de ahorro para cualquier consumidor

instalaciones solares fotovoltaicas Fotovoltaica

Las instalaciones de energía solar fotovoltaica son un sistema para generar energía eléctrica a partir de la radiación solar, usando para ello paneles solares fotovoltaicos. Estas instalaciones cuentan con diferentes componentes que permiten transformar y aprovechar la energía, y pueden usarse en múltiples aplicaciones de muchos sectores. Son versátiles, funcionales y permiten reducir el coste y el consumo de energía convencional, además de la huella de carbono.

 

Tipos de instalaciones fotovoltaicas

A nivel general, las instalaciones fotovoltaicas se pueden clasificar en función de muchos parámetros, pero lo más habitual es hacerlo en instalaciones aisladas o instalaciones conectadas a red.

  • Instalaciones aisladas: son instalaciones destinadas a abastecer de energía eléctrica un punto de consumo que no está conectado a la red eléctrica. Las aplicaciones son muy amplias, pudiendo ser desde una vivienda aislada hasta una instalación de telecomunicaciones. Estas instalaciones pueden contar con baterías para aumentar la autonomía y asegurar que hay energía disponible en horas en las que no hay radiación solar disponible.
  • Instalaciones conectadas a red: en este caso las instalaciones están conectadas a la red eléctrica convencional y, por lo tanto, existe un suministro de energía eléctrica adicional disponible. Estas instalaciones pueden funcionar en una modalidad de autoconsumo parcial o total, o verter toda la energía eléctrica generada a la red. Además, también pueden contar con baterías, para almacenamiento de la energía.

Las plantas fotovoltaicas para generación a gran escala

Las plantas fotovoltaicas destinadas a la generación a gran escala de energía eléctrica reciben el nombre de centrales fotovoltaicas.

Estas instalaciones suelen contar con un sistema de seguimiento solar, que coloca los paneles, según la hora del día, en la posición más idónea que garantiza la máxima captación de energía. La misión y el objetivo de estas plantas es verter energía a la red, generando un ingreso por la venta de la misma.

Plantas fotovoltaicas de pequeña potencia

Las plantas fotovoltaicas a pequeña escala permiten generar energía eléctrica que puede usarse en la propia instalación donde se ubica (por ejemplo, un edificio o una industria) o verterse a la red eléctrica.

Normalmente estas plantas no tienen sistema de seguimiento, y los paneles se encuentran en una posición fija, generalmente usando estructuras metálicas construidas a tal fin. Estas estructuras pueden ubicarse en el suelo, por ejemplo, o en la cubierta de una nave.

 

Plantas para autoconsumo: ahorro y mejora ambiental

Dentro de este tipo de plantas, destaca la aplicación de las mismas para la generación de energía eléctrica para autoconsumo en las instalaciones. Según el tipo de autoconsumo este puede ser:

  • Autoconsumo total de la energía: toda la energía generada se consume en la planta, de forma instantánea o diferida, usando para ello baterías de almacenamiento
  • Autoconsumo parcial: en este caso una parte de la energía eléctrica se autoconsume y la otra es vertida a la red, generando un ingreso por la venta de la energía eléctrica

Las instalaciones a las que abastece el sistema fotovoltaico se pueden alimentar por lo tanto de un modo mixto, usando energía generada en la planta fotovoltaica y tomada de la red, o sólo usando energía de la red, en función, por ejemplo, de la disponibilidad de radiación solar.

Los sistemas de autoconsumo permiten reducir el coste de la factura eléctrica y también mejorar la huella de carbono de las instalaciones, al reducir la emisión de gases por la generación de electricidad, ya que esta se obtiene usando radiación solar. Son una solución flexible, eficaz y adaptable a todo tipo de usuarios.

 

Naturgy y sus soluciones de autoconsumo

Naturgy ofrece a sus clientes la posibilidad de realizar una instalación fotovoltaica para autoconsumo, beneficiándose por lo tanto del ahorro económico y reducir su huella de carbono, mediante diferentes modalidades adaptadas a las necesidades técnicas y financieras del cliente.

 

Guía de energía fotovoltaica