La Formula 1 en la pole del respeto medioambiental

Movilidad sostenible

El automovilista de competición se suma al reto del cuidado del planeta. Así lo demuestra el Ferrari de Fernando Alonso, que ya corre con bioetanol. Muchos ya hablan de él como el combustible del futuro. Producido con productos agrícolas como el maíz, la caña de azúcar o la biomasa, el bioetanol cuenta con ventajas como la no dependencia a los combustibles fósiles, su fácil producción y almacenamiento y su bajo nivel de contaminación medioambiental.

Pero es que además, el bioetanol funciona igual de bien que la gasolina tradicional y si no, no hay más que ver los buenos resultados que le dio a los monoplazas de Fernando Alonso y Felipe Massa durante la primera cita del circuito en Bahrein.

La escudería Ferrari y Shell, su suministrador oficial de carburante, consiguieron que sus dos pilotos se colocarán en primero y segundo utilizando bioetanol se segunda generación procedente de paja de trigo.

En colaboración con la empresa energética canadiense Iogen Energy, Shell importó de la planta ubicada en Ottawa, el etanol celulósico que se utilizó en la carrera. Y tal y como se ha acordado no será la última vez, pues tanto la escudería como la empresa de combustible ya han anunciado que utilizarán este biocarburante durante toda la temporada.

Por el momento Shell no ha hecho público el porcentaje de bioetanol que se utilizó en los coches, sin embargo, si que ha anunciado que las emisiones de dióxido de carbono durante la carrera se redujeron hasta en un 90% con respeto a lo que suele ser habitual.

Una cifra muy significativa si tenemos en cuenta que con la gasolina tradicional el consumo aproximado por cada 100 km es de 70 litros, lo que supone una emisión de más de 1.500g/km de CO2 al medio ambiente.

Esta no es la primera experiencia que se lleva a cabo en este sentido, tal es así que el documento Cars 21, firmado por la Comisión Europea para crear un reglamento en el sector del automóvil competitivo, promueve una serie de medidas encaminadas a mejorar tanto en seguridad como en respeto medioambiental.

Medidas entre las que se incluye el uso de carburantes más ecológicos y que la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), adaptándose a la conciencia medioambiental cada vez más arraigada en la sociedad,  ya ha prometido cumplir para el año 2012.

Asimismo, la FIA también ha establecido el uso de un máximo de 8 motores durante la temporada, más 4 de prueba, y que, además, no podrán pasar de las 18.000 revoluciones por minutos.