Pellets, el biofuel

biomasa Biomasa

Los pellets son una alternativa sostenible a otros tipos de combustible. Elaborados a partir de  materia orgánica comprimida su demanda está creciendo de forma notable en los últimos años. Para muchos, la biomasa tiene el potencial suficiente como para convertirse en una energía habitual en el mercado, que se sumaría a combustibles tradicionales, como petróleo, gas natural o electricidad.

Su implantación en España todavía es baja y debe seguir desarrollándose para poder considerarse una opción más competitiva, tanto para un uso tanto industrial como en un el sector terciario. El punto más a favor de este combustible es que su desarrollo puede reducir significativamente el efecto invernadero y los costes de calefacción, ayudando además al desarrollo de las comunidades rurales.

Características de los pellets

Pellets de biomasa es un término global utilizado para describir todas las formas de pastillas de combustible producidas a partir de materiales orgánicos, por lo tanto, en esta clasificación se incluyen también los pellets de madera. Hay muchos materiales de biomasa que pueden ser potencialmente utilizados para crear pastillas de combustible para estufas y calderas, aunque existen algunas características comunes a todos ellos como:

– Están hechos a partir de biomasa combustible sólida y refinada.

– Su contenido en humedad es muy bajo, no superando nunca el 10%.

– Los pellets son fáciles de transportar, almacenar y convertir en energía.

– Su forma es cilíndrica, alcanzando los 6-8 mm de diámetro y 5,5 – 46 mm de largo.

La elaboración de los pellets parte de materia prima considerada como biomasa, que se procesa hasta conseguir la consistencia adecuada para proceder a su prensado y compactado. El tamaño al que se produzcan dependerá del uso que se les quiera dar.

Ventajas e inconvenientes de los pellets

Los principales beneficios del uso de pellets son:

– Se fabrican a partir de sustancias que, de no usarse con este fin serían consideradas desechos.

– La combustión de los pellets prácticamente no produce humo, es muy limpia y, por tanto, preserva la calidad del aire.

– Los residuos excedentes de su combustión son mucho menos carcinógenos que los de otros combustibles sin refinar.

– Su contenido en metales pesados es realmente bajo.

– Queman de manera más eficiente que la madera, por lo que se necesita menos limpieza, requiriendo también menor espacio de almacén que la leña.

Sin embargo, no todo son ventajas. Entre los inconvenientes más importantes asociados al uso de pellets se encuentran:

– Las estufas de pellets requieren de un servicio de mantenimiento mucho más exhaustivo que las de leña o gas.

– Su funcionamiento necesita de alimentación eléctrica para abastecer diferentes motores y ventiladores que se encuentran en su sistema, por lo que no son autosuficientes.

– Generalmente suelen producir ruido.

– Es habitual que, pese a que su almacenamiento suele resultar sencillo, debido al formato en que se comercializan los pellets, de éste se derivan desventajas como la generación de polvo, superior a la de un almacén de leña.
[cta_generico id=3332]