Pero, ¿qué son los puentes térmicos?

puentes termicos Rehabilitación y Confort

Seguro que en muchas ocasiones has oído una referencia a los puentes térmicos. En este artículo repasamos este concepto para que puedas conocer su procedencia y aplicación.

 

¿Qué son los puentes térmicos?

Según recoge el código técnico de la edificación en su documento básico HE sobre ahorro de energía, el puente térmico es aquella zona que se encuentra en la “envolvente térmica” hecha en el momento de la construcción en la que se puede apreciar un cambio en la uniformidad, tanto por un espesor diferente por los materiales utilizados como por otros elementos constructivos que tienen diferentes conductividades, lo que produce una disminución de la resistencia térmica. 

 

Tipos de puentes térmicos que nos podemos encontrar

Normalmente, en los propios edificios podemos ver:  

  • Pilares integrados en los cerramientos de las fachadas. 
  • Contornos de huecos abiertos en fachadas. 
  • Cajas de persianas y otros elementos parecidos. 
  • Frentes de forjados. 
  • Encuentros entre cubiertas, fachadas o soleras. 
  • Encuentros de tabiques interiores con muros de cerramiento exterior

Como te imaginarás, a través de estas zonas se producen transmisiones de calor que son superiores a las del resto del cerramiento, lo que hace que la capacidad de aislamiento cambie y se puedan generar problemas en el confort del habitáculo. Por ejemplo, una de las consecuencias más frecuentes y persistentes son las manchas de condensación o el moho que se puede formar en la zona. 

 

¿Dónde encontramos normalmente puentes térmicos?

En las construcciones más antiguas es frecuente encontrarlos en las intersecciones de los muros de fábrica de ladrillo con los pilares que forman la estructura de la edificación. Ten en cuenta que los cerramientos solían rodear o integrar estos elementos completamente. 

También los podemos encontrar en ventanas o puertas exteriores, con marcos de tipo metálico, en los que se produce un puente térmico cuando no se usan elementos con sistemas de rotura de este elemento, que permite que se establezcan zonas intermedias que tienen una menor conductividad o que incluso son aislantes, y que permiten separar mejor las superficies exteriores e interiores. 

 

¿Cómo solucionar los puentes térmicos?

En la rehabilitación de edificios que tienen una gran cantidad de estos puentes térmicos se necesita hacer un estudio detallado de cuántos hay y de qué tipo son. Normalmente no es difícil detectar estas irregularidades mediante cámaras termográficas que estén bien configuradas. 

Cuando existen varios puentes térmicos en las fachadas lo mejor es rehabilitarlas con sistemas de exterior, y si los puentes térmicos se producen por huecos en las fachadas, sería importante incidir en qué carpintería se ha usado y en su calidad, así como en una adecuada puesta en obra que garantice la rotura de estos puentes.

 

Manual de eficiencia energética en Rehabilitación de edificios