Próxima estación: Energía geotérmica

Eficiencia energética

Metro de Madrid ha convertido Pacífico en la primera estación de la red capaz de generar su propia energía. Un sistema de energía geotérmica climatizará durante todo el año los más de 1.000 metros cuadrados de la estación.

Hace unos meses el Canal de Eficiencia Energética habló con Metro de Madrid sobre las medidas en materia de ahorro energético y respeto medioambiental que la empresa de transportes madrileña llevaba a cabo. La conclusión fue, que sin duda, el suburbano de la capital española era un modelo de buenas prácticas energéticas preocupado por cuidar nuestro planeta.

Ahora en su continuo afán por mejorar, Metro de Madrid ha creado la primera estación capaz de generar su propia energía. La estación de Pacífico ha sido la elegida para este proyecto, pionero en España y en Europa, y la energía geotérmica el sistema que se utilizará.

Los dos millones de viajeros que cada día toman el metro en esta estación se benefician desde el mes de septiembre del pasado año, de un sistema que funciona a través de un intercambiador de calor formado por un bucle de 32 tubos en forma de “U” fabricado en polietileno de alta densidad; estos tubos  se introducen a unos 150 metros de profundidad, distancia desde la superficie de la tierra donde el calor del suelo es de unos 15 grados y que – gracias a un  gel especial capaz de mantener valores térmicos determinados-, serán capaces de transferir el calor o el frío extraído del subsuelo al sistema de climatización utilizado en la estación.

“Durante el  invierno vamos a robarle el calor que hemos cargado durante el verano y lo lanzaremos de manera gratuita a la estación durante el invierno”, resumió José Manuel Cubillo, ingeniero coordinador de la instalación para el CanalClima durante la presentación del proyecto.

Además, en épocas más templadas como la primavera o el otoño el enfriamiento se podrá realizar de forma gratuita impulsando agua de circulación por los colectores, de tal forma que el coste energético será mínimo al no intervenir las máquinas térmicas de producción.

En cifras, y comparando este sistema renovable con los tradicionales que dependen en mucha mayor medida del suministro eléctrico de la red, aproximadamente por cada kW de energía eléctrica consumida por este segundo tipo de sistemas, se pueden generar 4 kW en refrigeración o calefacción.

Por otro lado, y debido al bajo coste que supone el mantenimiento de este tipo de sistemas de climatización, supondrá un motivo más para aumentar la vida útil de las estaciones. Además, el sistema no sólo abastecerá a la estación en sí,, también a todos los comercios, restaurantes y salas de máquinas; casi más de 1000 metros cuadrados, se aprovecharán de él.

Esta iniciativa, promovida por la Consejería de Transportes e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid – con  una inversión de 700.000 euros-  supondrá un ahorro del 75% en consumo energético y del 50% en emisiones de CO2, además de un referente y un punto de partida para su implantación a corto plazo en otras estaciones y a largo en toda la red , tal y como  ha anunciado Metro de Madrid.

Otro paso más hacia la sostenibilidad

Cada día muchos de nosotros utilizamos el metro como medio de transporte, sin embargo, ¿alguna vez nos hemos parado a pensar en la cantidad de medidas sostenibles que funcionan en toda la red?

Desde hace un par de años, las escaleras mecánicas suben y bajan a una velocidad más ralentizada mientras que no haya nadie utilizándolas; con la reforma general que se viene realizando en toda la red, son muchas las estaciones en las que se han colocado cristaleras en los accesos con el fin de aprovechar al máximo la luz natural.
Igualmente en prácticamente todos los andenes podemos encontrar pequeños cestos destinados a recoger los periódicos, no sólo para ser leídos por otras personas, sino para su reciclaje posterior.

Y hasta el momento, dentro de la campaña “Recicla viajando en metro”, se han colocado en las estaciones de la línea 8 tres tipos diferentes de contenedores; amarillos, para envases de plástico, latas y bricks, azules, para papel y cartón y verdes, para el resto de residuos.

Una medida que ya ha permitido, durante este año que acaba de terminar, reciclar 145 toneladas de papel y cartón o, lo que es lo mismo,  hemos evitado que  1.800 árboles hayan sido talados.

La instalación de acumuladores en los trenes que permiten recuperar parte de la energía de la frenada es quizás uno de los más curiosos e innovadores sistemas con el que cuenta el metro de Madrid.

Éstas son sólo algunas de las medidas que gracias a Metro de Madrid han dado lugar a un ahorro de 1.000 millones de euros al año debido a la reducción de gases nocivos para el medio ambiente, así como la disminución de la contaminación medioambiental y acústica.