Refrigerantes industriales y refrigerantes: una solución para cada uso

Refrigerantes industriales, refrigerantes climatización Climatización

Dentro del mundo de la refrigeración, se están sucediendo muchos cambios a nivel normativo que buscan lograr una mejor protección de la capa de ozono, luchar contra el cambio climático y reducir el impacto global del uso de refrigerantes.

El cambio normativo más importante de los últimos años ha venido dado por la normativa europea F-Gas 517/2014, que regula el uso de los refrigerantes y las prohibiciones de algunos tipos en los próximos años.

Referencia normativa actual en refrigerantes industriales y en refrigerantes para climatización: la normativa F-Gas

Esta normativa entró en vigor el 1 de enero de 2015 y tiene como principal objetivo reducir las emisiones controlado el uso de los gases de tipo fluorados que tengan potencial de efecto invernadero, que deberán ser sustituidos por gases con menor efecto antes del año 2030.

Esto plantea importantes retos en el sector, así como la necesidad de desarrollar nuevas soluciones de refrigeración que utilicen refrigerantes alternativos, con menor impacto ambiental, y más sostenibles.

Tipos de refrigerantes

Los tipos de refrigerantes se dividen en dos tipos: fluorados y no fluorados.

Refrigerantes naturales o no fluorados

Los refrigerantes que no contienen fluor en su composición, se denominan no fluorados o refrigerantes naturales y su uso no está limitado, en ninguna fecha, por la normativa F-Gas. Estos gases son principalmente el amoniaco R-717 y el CO2 (R-744).

Además, hay otro tipo de refrigerantes no fluorados, siendo los más destacados el R-600a (isobutano), R-290 (propano) y el R-1270 (propileno).

Refrigerantes fluorados

Los gases refrigerantes de gases fluorados son aquellos que contienen flúor en su composición, y se denominan artificiales por ser producidos mediante diferentes procesos químicos. Además, gran parte de estos refrigerantes son mezclas de varios compuestos.

Refrigerantes industriales: principales tipos y usos

En el caso de instalaciones de tipo industrial, donde se requieren grandes potencias de refrigeración, temperaturas bajas y un bajo coste, los refrigerantes que dominan son el amoniaco, en el caso de plantas de tipo industrial, y los fluorados como el R-134a y el R-404-A. Este último se usa mucho en supermercados, para refrigeración en las cámaras.

Refrigerantes para climatización

En el caso de sistemas de climatización, para la producción de aire acondicionado o en bombas de calor, gran parte usan refrigerantes fluorados.

Para los sistemas de producción de aire acondicionado el gas refrigerante más utilizado es el R-410a o el R-407C, que son mezclas de varios HFC.

Las bombas de calor, usadas para aplicaciones como la aerotermia, usan principalmente R-134a y R-407C.

Futuro en el uso de refrigerantes industriales y para climatización

En el caso de instalaciones industriales la aplicación de la normativa F-Gas tiene menor impacto, por el mayor uso, casi masivo, de refrigerantes de tipo no fluorados, que no deberán someterse a esta normativa. En el caso de los refrigerantes para climatización, la normativa plantea una paulatina reducción de emisiones aplicando el control de uso de todos los gases fluorados que presenten potencial de efecto invernadero que deberán ser paulatinamente sustituidos por gases de menor PCA (Potencial de Calentamiento Atmosférico o en inglés, GWP), antes del año 2030.

Para cumplir estos objetivos se hace necesario el desarrollo de nuevas soluciones que han de integrar equipos más eficientes energéticamente y refrigerantes con menor impacto. Según todas las tendencias y análisis, así como los proyectos de investigación en curso, los desarrollos se centrarán en dos estrategias:

  • Uso de mezclas de refrigerantes optimizadas: actualmente prácticamente para cada tipo de uso se ha venido utilizando un único tipo de refrigerante, pero esto dejará de ser posible con las nuevas normativas ya que no existen refrigerantes que tengas las propiedades exigidas a nivel de reducción del impacto sobre el calentamiento, siendo necesario desarrollar nuevas soluciones basadas en mezclas, optimizadas para cada uso concreto.
  • Uso de refrigerantes naturales: se están desarrollando e implantando instalaciones de refrigeración, especialmente en supermercados, que usan CO2 como refrigerante. Este refrigerante natural permite cumplir con la normativa vigente y no contiene sustancias peligrosas, pero requiere elevadas presiones de trabajo, por lo que es necesario el desarrollo de nuevas soluciones tecnológicas.

La normativa de reducción de uso de refrigerantes fluorados va a tener un impacto determinante sobre el uso de refrigerantes en todos los sectores, pero va a garantizar un desarrollo más sostenible y un impacto mucho menor sobre el medio ambiente.

 

New Call-to-action