Santander viaja respetando el medio ambiente

Movilidad sostenible

La capital cántabra es un ejemplo de sostenibilidad en transporte. Su flota de autobuses utiliza biodiesel como carburante y las iniciativas para mejorar los sistemas de transportes cada día son más y mejores.

Poco a poco se ha convertido en una prioridad en la agenda de actuaciones de cualquier ciudad, la movilidad sostenible supone un lavado de cara al transporte urbano con un objetivo claro; hacer un uso racional de ellos, tanto a nivel público como particular, para así evitar el grave daño que la emisión de gases supone para el medio ambiente.

Santander también apuesta por mejorar en esta materia y por eso, dentro del Plan de Movilidad Sostenible y en colaboración con la empresa de transportes TUS (Transportes Urbanos de Santander) ha empezado a utilizar biodiesel como carburante en parte de su flota de autobuses.

Ajustándose a las directivas europeas que obligan a los estados miembros a establecer unos márgenes de contaminación, el TUS y la consejería de movilidad sostenible plantearon  incorporar a la flota de autobuses ocho vehículos que utilizaran un 5% de biodiesel como carburante.

“En aquel momento la tecnología de los motores sólo permitía utilizar un 5% de este combustible, pero conforme fue evolucionando y se perfeccionó este tema la flota de autobuses menos contaminantes aumentó”, explica María José González, Concejala de Movilidad Sostenible de Santander.

Ahora, 40 autobuses cargan un 30% de su depósito con este biocarburante que se obtiene de aceites vegetales o grasas animales y que ha llegado a suponer una reducción de emisiones de dióxido de carbono de 1.150 Tn. Y otro 32 utilizan un 5% en combustible de este tipo.