Sistemas de impermeabilización de fachadas más comunes

impermeabilizacion de fachadas Rehabilitación y Confort

Una de las razones por las que se rehabilita una fachada es conseguir su impermeabilización, un proceso que evita la entrada de humedades y deterioros en el interior de las viviendas. En climas húmedos o con precipitaciones abundantes, es importante conseguir un nivel de impermeabilización adecuado y así mejorar su habitabilidad. 

Hay diferentes motivos por los que se puede rehabilitar una fachadadesde los puramente estéticos hasta algunos más funcionales.

 

Tipos de sistemas de impermeabilización 

La elección de uno u otro tipo va a depender del momento en el que se realice y del material y fachada a tratar. Su objetivo principal es el de impedir que entre agua al interior del soporte y a la vivienda, pero además deben dejar entrar el vapor de agua para evitar que aparezcan condensaciones, moho o deterioro de interiores en general. Podemos destacar los siguientes sistemas según sus características y objetivos: 

  • Materiales hidrófugos: Actúan penetrando en el interior del soporte y creando una barrera impermeable formada por siliconas. Se indican para soportes porosos como piedra, ladrillo o mortero. 
  • Productos mineralizantes: Una vez que se aplican penetran en la fachada y generan una reacción química que provoca que se cristalicen los minerales del soporte y se forme una barrera impermeable en su interior. 
  • Recubrimientos impermeabilizantes: Se crea una película superficial en el exterior de la fachada que la vuelve impermeable y elástica.  Estos productos llevan materiales polímeros y poliuretanos y se aplican mediante añadiendo distintas capas hasta conseguir el nivel de impermeabilización que se busca. 
  • Pinturas acrílicas y vinílicas: Compuestas por resinas sintéticas que consiguen impermeabilizar el soporte sobre el que se aplican. Tienen excelentes propiedades ante los fenómenos meteorológicos.  Pueden incorporar otros aditivos que les proporcionan, por ejemplo, resistencia a los mohos o capacidades lavables.  Además vienen en una gran variedad de colores. 
  • Pinturas a la cal: Proporcionan un acabado mate y poroso y consiguen impermeabilizar la fachada conservando su aspecto tradicional. 
  • Sistemas elásticos: Después de aplicarlos crean una membrana impermeable y elástica sobre la fachada, y se suelen utilizar también en cubiertas o piscinas. Se usan con sistemas de armado e incrementan la resistencia de todo el conjunto. 

También existen otros productos que consiguen esa impermeabilización, como morteros flexibles a base de ligantes hidráulicos o resinas sintéticas o aditivos impermeabilizantes para morteros, cementos y hormigones. 

¿Qué te ha parecido esta información sobre la impermeabilización de fachadas y lo que puedes usar para conseguir un buen resultado? El mejor producto va a ser el que mejor se adapte a las condiciones de cada fachada, por eso te recomendamos que busques asesoramiento especializado y utilices materiales y productos certificados, solo de esta forma conseguirás un acabado duradero y de calidad y podrás disfrutar de una impermeabilización de fachadas perfecta. Recuerda que puedes elegir entre varias tipologías diferentes dependiendo del tipo de fachada y los resultados que busques, así que con la ayuda de un profesional seguro que encuentras el perfecto para ti. 

 

Manual de eficiencia energética en Rehabilitación de edificios