Sistemas más utilizados para el revestimiento de fachadas

revestimiento de fachadas Rehabilitación y Confort

La rehabilitación de fachadas en edificios es una actividad necesaria por varios motivos. Uno de ellos, por supuesto, es evitar el riesgo de accidentes por desprendimientos o caídas de elementos. En el post de hoy queremos hablarte del revestimiento de fachadas como una forma de rehabilitación. 

 

Revestimiento de fachadas

Antiguamente se aplicaban casi en exclusiva tratamientos basados en cemento y pintura o enfoscados monocapa con distintos acabados, pero hoy la cosa está cambiando. De hecho, se están utilizando varios sistemas que refuerzan la resistencia y las propiedades de los acabados y que mejoran las propiedades térmicas de los cerramientos. ¿Quieres saber cuáles son los sistemas más utilizados? 

 

Fachadas ventiladas 

Este tipo de rehabilitación de fachadas se basa en colocar un cerramiento exterior completo con una hoja interior, un elemento aislante y una hoja exterior no estanca. Los elementos van anclados a una estructura metálica de aluminio o de acero inoxidable unida a la fachada original. Así obtenemos una fachada ventilada que mejora en gran medida las propiedades térmicas del edificio, tanto en verano como en invierno. 

Para la cubierta exterior pueden utilizarse diferentes materiales, por lo que es un revestimiento de fachadas que puede aplicarse a muchos tipos de construcciones diferentes, con acabados en piedra, madera, materiales cerámicos, etc. 

 

Inyectado en cámara de aire 

Cuando hay una cámara de aire a la que se puede acceder fácilmente entre los dos elementos del muro de cerramiento se puede mejorar el comportamiento térmico inyectando componentes basados en poliuretano expansible. Este material cuenta con excelentes propiedades térmicas y acústicas. 

La proyección que se hace en este caso requiere realizar orificios de acceso a la cámara de aire existente, tanto desde el interior de la vivienda como desde el exterior de la fachada, siempre que esta esté accesible. 

 

Sistemas Sate 

También se conocen como sistemas de aislamiento térmico por el exterior. Se basan en la colocación sobre la fachada exterior de planchas de materiales aislantes térmicos adheridas al cerramiento perimetral por adhesivos o sistemas mecánicos. En este caso se suele utilizar poliestireno expandido, al que también llamamos corcho blanco, o láminas de lana mineral. Sobre estos aislantes se pueden realizar tratamientos superficiales, de forma directa o con materiales diversos. 

 

Enfoscados monocapa 

Este material está formado por mortero predosificado industrialmente y está fabricado a base de cemento al que se le añaden distintos aditivos que le dan una configuración determinada, áridos, fibras y agua. El material se proyecta sobre la superficie con distintos métodos hasta conseguir un grosor de capa de unos 15 mm, con diferentes texturas y colores distintos. 

 

Mortero de cemento 

Este es uno de los elementos que más se utilizan normalmente en el revestimiento de fachadas. Sus acabados son duros, aunque pueden presentar agrietamientos y desconchones con el paso del tiempo. Una vez que se aplica será necesario aplicar un tratamiento superficial, que suele ser con pinturas, para mejorar su estética. 

 

Poliuretano proyectado 

El poliuretano es un plástico que tiene buenas  propiedades térmicas y acústicas, que además de impermeabilizar las fachadas permite que respiren. Aún así, presenta un nivel de acabado que no lo hace recomendable para cerramientos exteriores, por eso se usa casi de forma exclusiva para el tratamiento de medianerías que quedan a la intemperie después del derribo de la construcción adyacente. 

 

¿Qué te ha parecido esta información sobre el revestimiento de fachadas? Como ves, hay muchas opciones diferentes según las necesidades que tengas.

 

Manual de eficiencia energética en Rehabilitación de edificios