¿Son eficientes los coches de gas?

coches de gas eficientes Movilidad sostenible

Para nosotros, los vehículos más conocidos son aquellos que usan combustibles líquidos, como la gasolina o el gasóleo, pero en los últimos tiempos las empresas automovilísticas están apostando por el diseño de coches más sostenibles y que contaminen menos, por eso cada vez vemos por la carretera más vehículos eléctricos o coches de gas.

¿Cómo funcionan los coches de gas?

Han tardado en llegar a España, pero ya no es tan raro ver un vehículo de este tipo por la carretera o una estación donde poder repostar. En América es bastante habitual ver coches de gas, pero en nuestro país ha tardado en hacerse posible. Además, en otros países de Europa como Italia, ya circulan más de un millón de vehículos de gas natural. Los coches de gas también utilizan combustibles fósiles para su funcionamiento, pero el gas es más económico y menos contaminante, por eso está siendo una gran apuesta por parte de empresas automovilísticas, que ya comercializan sus modelos más habituales con gas natural (Seat León, VW Golf, Fiat Punto, Mercedes Clase B, Skoda Octavia, etc.)

Tipos de gas

Fundamentalmente existen dos tipologías de gas para coches: el GLP y el GNV. El primero es el gas licuado de petróleo y el segundo el gas natural vehicular. Una de las principales ventajas de los coches de gas es que también funcionan con gasolina, de forma que si se acaba un combustible se puede utilizar otro. El GNV es el que tiene unas características más interesantes, aunque en España es todavía un gran desconocido. Se trata de gas natural comprimido y es el que se utiliza en coches y furgonetas. En el mundo existen millones de estos coches de gas natural, pero en España cuesta todavía verlos. A día de hoy hay más de 5.000, mayoritariamente autobuses y camiones de basura, pero son cada vez más particulares los que adquieren un turismo de GNV.

Peculiaridades y ventajas de un coche de gas

Seguro que a estas alturas te estarás preguntando cómo reposta un coche de gas. Lo cierto es que lo hace exactamente igual que uno de gasolina, por tanto no es tan raro adaptarse a su funcionamiento, pero sin duda su principal ventaja está en el coste de la materia prima. El gas natural es más barato que la gasolina, el gasoil o el GLP, por eso el coste por kilómetro recorrido por un coche de gas natural es un 30% más barato que el km recorrido con gasóleo, un 50% más barato que la gasolina y un 25% más barato que el GLP.

Además del ahorro en el coste a la hora de repostar, también se produce un ahorro en las emisiones contaminantes. Es cierto que el gas también es un combustible fósil, pero es mucho menos agresivo que el petróleo.

¿Es eficiente un coche de gas?

Con toda esta información toca hacerse la pregunta del millón. A la hora de adquirir un vehículo de este tipo nos puede echar para atrás el hecho de que en España todavía no se ven muchos, pero lo cierto es que sus ventajas los están haciendo cada vez más interesantes tanto para usuarios particulares como para empresas. En este enlace puedes consultar el catálogo de vehículos de gas natural.

El ahorro de costes y sobre todo de emisiones los hacen tremendamente atractivos. Ahora nos falta que aumenten las empresas que ofrecen este tipo de coches de gas y también las estaciones de servicio habilitadas para repostar este combustible, pero parece que vamos por el buen camino y que nuestro país pronto incrementará de manera notable el uso de este tipo de vehículos. Si te has quedado con dudas, en el siguiente enlace encontrarás un vídeo en el que podrás ver cómo funciona la carga de gas natural comprimido.
[cta_generico id=3334]