Ventajas del gas natural como combustible para vehículos

gas natural Naturgy

Hoy en día, los combustibles tradicionales como la gasolina o el gasóleo son los más usados en transporte por carretera o para vehículos particulares, pero otras energías y vectores energéticos se están abriendo paso poco a poco y se están incorporando a las opciones que una empresa puede elegir. Algunos ejemplos son los vehículos eléctricos enchufables, los eléctricos híbridos, los gases licuados del petróleo o el gas natural.

Este último se puede usar de dos formas diferentes: comprimido a altas presiones cercanas a los 200 bares, que se almacenan en depósitos reforzados o licuado, consiguiendo una alta densidad. En este caso necesita tanques de almacenamiento aislados a baja temperatura para evitar que el combustible alcance temperaturas superiores a -161ºC y que el gas licuado se vaporice.

El gas natural como combustible para vehículos

El uso del gas natural en los vehículos está prácticamente garantizado, ya que las ordenanzas y normativas medioambientales de las administraciones públicas en la materia exigen vehículos más respetuosos con el entorno. Por eso, el gas natural no tiene rival: reduce en más del 85% las emisiones de compuestos nitrogenados, elimina en más del 30% las emisiones de dióxido de carbono, principal causante del efecto invernadero y del proceso de cambio climático actual, y elimina prácticamente las emisiones de partículas y de óxidos de azufre.

El gas natural también es un buen método de ahorro, ya que por cada kilómetro recorrido con él se ahorra un 30% de coste de combustible si lo comparamos con gasóleo o un 50% si lo hacemos con la gasolina. Pero no solo vemos este ahorro en el precio del combustible, sino en los incentivos públicos a la hora de adquirir vehículos alimentados por energía renovables:

Con la publicación del Real Decreto 1078/2015 de 27 de noviembre, por el que se regula la concesión directa de ayudas para la adquisición de vehículos de energías alternativas y para la implantación de puntos de recarga de vehículos eléctricos en 2016 se crea el denominado Plan MOVEA, que tiene como objetivos:

  • Fomentar el desarrollo de la movilidad con energías alternativas.
  • Mejorar el sector del transporte por carretera.
  • Incrementar los índices de eficiencia energética del sector.
  • Reducir las emisiones de contaminantes a la atmósfera.
  • Reducir la dependencia energética del exterior y del petróleo y sus derivados.

Para ello, se ofrece un presupuesto de 16.6 millones de euros para ayudas directas que pueden ser solicitadas hasta el 15 de octubre de 2016. Pueden pedirse para las compras de vehículos nuevos realizadas desde el 29 de noviembre de 2015, el día siguiente de la publicación de la normativa.

Por ejemplo, un turismo propulsado con gas natural cuyo precio no sea mayor de 25.000 euros sin contar el IVA podría recibir una ayuda directa de 3.000 euros, una cifra bastante interesante. Pueden ser beneficiarios de estas subvenciones:

  • Profesionales autónomos.
  • Personas físicas mayores de edad residentes en España siempre que no se incluyan en el apartado anterior.
  • Empresas privadas y otros tipos de personas jurídicas cuando su Número de Identificación Fiscal (NIF) comience por las letras A, B, C, D, E, F, G, J, N, R o W.
  • Entidades locales y las entidades públicas vinculadas o dependientes de ellas.
  • Administraciones de las Comunidades Autónomas y las entidades públicas vinculadas o dependientes de ellas.

Otras entidades públicas vinculadas o dependientes de la Administración General del Estado.

[cta_generico id=3334]